Crónica y fotos del concierto de DIEAWAY y MILK (03-09-2021 Moby Dick Club, Madrid)

Abriendo la noche el madrileño cuarteto DIEAWAY y cerrando la misma el también cuarteto en este caso barcelonés MILK, el Moby Dick Club acogió el pasado 03 de septiembre un potente directo gestionado por las mencionadas bandas, las cuales presentaron por todo lo alto sendos trabajos perfectamente interpretados en inglés que contaron con el más absoluto beneplácito de un público entusiasmado y entregado a unos temas que derrocharon en ambos casos calidad musical aderezada por un sonido contundente, unos focos que dieron un perfecto apoyo visual al espectáculo y un excepcional maestro de ceremonias en la persona de Miguel Ángel Barquero “Barker”, creador en 2016 de Planeta Tentaciones Radio Show y reconocido D.J. dentro de la escena underground de la capital.

DIEAWAY

David Puigdueta a la voz y a la guitarra, Oliver Ruiz a la batería, Raúl Puigdueta al bajo y Miguel Aráiz a la guitarra, pisaron con fuerza la escena para desgranar Trisected Liminality Vol. 2, su tercer trabajo en estudio editado en el presente 2021 que cuenta con composiciones muy elaboradas, de profundidad psicológica y que aparecen redondeadas por un estilo musical Progresivo que juega con cambios de tiempo muy matizados gracias al Rock Metal Alternativo ubicado en los años noventa pero actualizado, característica que ya se empezó a intuir en su más que interesante primer disco Leak Of Noise (2012).

“All 3 Lapses” fue el tema elegido para comenzar un show donde desarrollaron un Set List de siete temas, iniciando el mismo con esta canción que cuenta con el honor de haber sido el single adelanto de este reciente disco y cuya potencia de letra se nota en la misma furia de la música, ya que habla con fiereza de los ciclos más vitales del ser humano jugando al mismo tiempo con lo que fue una constante durante todo el concierto, unos excepcionales cambios de ritmo musical muy reforzados por las percusiones de batería y bajo.

“Phosphene” nos mostró ese coqueteo tan intenso que practica la banda con la música más puramente norteamericana, marcando tiempos inextinguibles que comienzan con letanía por parte de ambas seis cuerdas a las que inmediatamente su une una cadencia de baquetas que arrastra todo el tema a una psicofonía instrumental empastada perfectamente por la lánguida y cavernosa voz de David, la cual por momentos declamaba y casi hacía el efecto wah-wah con sus cuerdas vocales; una garganta nítida que parece investigar sonidos con pureza y claridad en una canción que, al igual que el resto, tiene alma de perdurar ya que hablamos de formatos que superan los cinco minutos y en los que la instrumentalidad adquiere un protagonismo muy singular.

Los aplausos abrigaron el comienzo de “Why”, donde los juegos de tiempo aportaron personalidad a los ritmos e hicieron lucirse a los puntuales riffs en los que Aráiz recorrió el mástil a placer, dando agilidad a la zurda para puntear con la diestra y armonizar un tema que adquirió ora pesadez ora ligereza y sentenció con vigor la base rítmica.

“Step Beyond” introdujo la peculiar participación del Ebow, un aparato generador de melodías con el que Miguel consiguió una especial y continua vibración de las cuerdas de su guitarra dominando una técnica que ofrece un efecto similar al violín o al chelo para hacer brillar con riqueza el sonido, efecto que utilizó en una considerable parte de la canción para pasar posteriormente a una sucesión de punteos y agilidad de arpegios que se cerraron con los aplausos de todos los allí presentes, quienes no pararon en ningún momento de ovacionar al grupo que remató de forma apoteósica la canción con David desgarrando su guitarra frente a Oliver.

Tras los agradecimientos a la Sala y al respetable por parte de la banda, se arrancaron de nuevo los punteos con “Involution”, una apisonadora de canción con el acero de un bajista entregado en actitud arrolladora para regalar notas pesadas y gruesas que marcaron la base rítmica tanto de este tema como de “Visions”, mostrando agilidad, rapidez, versatilidad y un sonido puro que puso las manos en alto del respetable para acompañar estos cambios de ritmo tan personales que imprimen carácter y carisma a un estilo musical muy enfocado al Prog que de forma tan elegante practica DIEAWAY.

La despedida llegó de la mano de “Conundrums” para cerrar con fuerza un directo que en ocasiones nos recordó pasajes muy transitados por grandes como METALLICA, aunque llevados en esta ocasión a un terreno cargado de carisma.

SET LIST: “All 3 Lapses”“Phosphene”“Why”“Step Beyond”“Involution”“Visions”“Conundrums”

 

MILK

Tras una Intro que facilitó la aparición de la banda, con una original entrada del cantante enfundado en un divertido disfraz de vaca con careta incluida a modo de performance, intuimos el que iba a ser un espectáculo desenfadado y divertido no exento de calidad musical fresca con grosor espacial en algunos pasajes y potencia en letras comprometidas a través de una fina ironía, un directo in crescendo gracias a la soltura de estos jovencísimos intérpretes que redondearon como grupo el inicial proyecto en solitario (2016) del cantante y guitarrista Rodrigo Leite con la incorporación del bajista Iván Medina a una crew completada por Jeremy Fourest a la batería y Ramón Codina a los teclados, una compenetrada formación que presentó su cómic álbum Escape From Dead Planet desarrollando un más que completo Set List que siguió con dieciocho temas Powergrunge o Grunge actualizado, L.P. que ha visto la luz en mayo de este mismo año para hacer realidad el lema de MILK, “Make Grunge Great Again”, una premisa que desarrollan tanto entre la nostalgia y el futuro como entre lo enérgico y lo melódico.

“Oh Ooh” abrió la noche seguida por “Distorsion Reservoir” para introducirnos ambas en una historia musical adornada por un cómic en el que se desarrolla cronológicamente la lírica que cada una de las canciones del disco oculta y que tienen una alta carga de sutil e inteligente crítica social hecha desde la perspectiva de un futurible año 2059.

Con ligeras reminiscencias que vinieron a nuestra cabeza del desaparecido Bowie, gracias a la actitud contagiosa sobre las tablas que Rodrigo potenció con movimientos nerviosos y casi convulsivos frente al micrófono, se arrancaron con “Dead Planet” y una fiera batería que mezcló con buen gusto bombo y charles sustituida a los mandos de la nave por una base de teclados muy presente durante toda la actuación como clave de arco, manteniendo una armonía canalizada en la voz aguda y de generosos registros que no dio tregua a estribillos con florituras ya que la ausencia prácticamente de los mismos fue sustituida por un contexto rotundo que se empleó más en desgranar versatilidad de notas que en insistir sobre algunas concretas.

“Cruel World”, “Within Yourself”, “Narrowing” o “Star 1” continuaron en esa línea sinuosa y afilada pero ejemplar en cuanto a la composición de las canciones, generando un ambiente acogedor e inquietante que el público supo valorar en todo momento ensalzando los guitarreos de Rodrigo  muy empastados con las notas medidas de Iván que le dio a su bajo un protagonismo en ocasiones inusual en las cuatro cuerdas, ya que estuvo muy pendiente de dar el toque mágico a cada canción con un ritmo constante pero no carente de sus propios punteos como característica que hace peculiar a la banda por esa aportación tan jugosamente gruesa que consigue arrancar de sus acero, siempre protegido por la sonoridad de Ramón para endulzar el ritmo con los teclados. 

Se fueron sucediendo canciones ante una Sala al completo que disfrutó de lo lindo con la música de MILK y su especial textura centrada en un sonido noise a veces cercano al Pop pero sin perder las connotaciones de un Hardcore Punk que insistía en no dejar tregua a ninguno de los instrumentos y muy canalizado en la voz del cantante, quien tiró de registros calurosos para imprimir delirio en “Head First”, “The Pain You Have Inflected”, “Old Times” y una sucesiva cadena de canciones no muy largas en cuanto a duración pero sí muy marcadas, con un batería involucrado en todas ellas para imprimir una pauta cadenciosa y entrelazarse con los dedos de Iván para perfeccionar a las seis cuerdas bajo el signo de los teclados, un piano que por momentos pareció resistir al subgénero underground y sumergirse en un sonido noventero que parecía emerger del mismísimo Seattle mientras los mástiles se enfrentaban con “Graves”, “People Are Strange”, “Sedentary Predators” o “Where I Always Was”, los cuales metieron más si cabe al público en la escena vibrando con cada unos de los acordes que sonaban y la inagotable voz que el cantante defendió tema tras tema con fuerza, garra y un alto sentido de la diversión, empatizando totalmente con los espectadores.

Antes de la despedida con el “macarra” “Grave Dohl”, canción con la que rinden homenaje a cierta super estrella Grunge muy querida, fueron cerrando la noche con la misma mecha con la cual habían empezado, desplegando alegría incomprensiblemente compatible con las letras sinceras y realistas de los últimos coletazos de la noche como fueron “Kenny”, “Sexy Grannies” o “Mother Tupper”, cerrando así una fiesta que no dejó a nadie indiferente y creó escuela.

SET LIST: “Oh Ooh”, “Distorsion Reservoir”, “Dead Planet”, “Cruel World”, “Within Yourself”, “Narrowing”, “Star 1”, “Head First”, “The Pain You Have Inflected”, “Old Times”, “Graves”, “People Are Strange”, “Sedentary Predators”, “Where I Always Was”, “Kenny”, “Sexy Grannies”, “Mother Tupper”, “Grave Dohl”

 

Crónica: MONTSERRAT CALVO

Fotografías: MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

Galería de fotos DIEAWAY

 

Galería de fotos MILK

Montserrat Calvo

Montserrat Calvo REDACTORA Y RESPONSABLE DE NOTICIAS Licenciada en Geografía e Historia, concretamente Medievalista. Enamorada del siglo XIX y de Lord Byron. Empedernida lectora con vocación de escritora, apasionada del teatro, actriz ocasional, cinéfila de la V.O.S. e incansable viajera. En general disfruto de la vida aun teniendo que dedicar parte de ella al trabajo que me permite mantener caprichos ocultos y vicios conocidos, deleitándome sobre todo con mi auténtica pasión: el Heavy Metal que rompe corazones, cabezas y esquemas. Banda: Mötley Crüe Álbum: Theatre Of Pain (1985) Canción: Home Sweet Home (Mötley Crüe) Festival: Vendería mi alma al diablo por ir a un “Monsters Of Rock Cruise” FACEBOOK:https://www.facebook.com/montserrat.calvoarroyo INSTRAGRAM: @montserrat_rock69 montserratcalvo@reinodesuenos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: