Crónica y fotografías del concierto de FREEDOM CALL y SYNCHRONICAL (10/06/2022 Sala Silikona, Madid)

Dentro de la amplísima oferta de conciertos en salas y festivales que el verano y la nueva normalidad nos están permitiendo disfrutar, el viernes 10 de junio entorno a 120 personas nos reunimos en la Sala Silikona de Moratalaz para asistir a una nueva visita a España de los adalides del Happy Metal FREEDOM CALL.

Con cierto rodaje tras su reciente paso por el Sweden Rock Festival y el Metalfest Open Air, los germanos hacían parada en Madrid un día antes de su participación en el Festival AceroRock de Mérida, para desplegar sus temas clásicos y una importante representación de los que conforman su última entrega discográfica del ya lejano 2019, el muy recomendable M.E.T.A.L. Sensación agridulce la que nos dejaría su actuación, pese a la excelente disposición tanto de la banda como de sus fieles, por lo motivos que más adelante comentaré.

Con el tiempo justo para disfrutar en la sala de una cerveza helada que amortiguara los efectos de la primera ola de calor del verano, los madrileños SYNCHRONICAL daban comienzo a las 20.35h a su potente actuación. La banda practica un Metal de corte moderno con incursiones en terrenos propios del Thrash Metal y letras cantadas y compuestas en inglés por su vocalista Jesús Mateos. Tras una breve intro pregrabada, abrieron con “Time”, tema muy rápido que inicia también su último álbum Forevermore, para continuar en el mismo orden con “No More Tears of Rage”, demostrando su facilidad para introducir estribillos melódicos apoyados en las guitarras dobladas de Álvaro García (rítmica) y Daniel Sánchez (solista).

La banda cuenta con una trayectoria de más de 10 años en la que han compartido escenario con varios de los primeros espadas del panorama nacional y tres entregas discográficas: el EP Dark Future de 2012, el LP Losing Memories de 2016 y su última entrega de 2019 Forevermore, el cual pude adquirir en CD al término de su actuación y que contiene ocho temas muy bien ejecutados a nivel instrumental, con una gran variedad dentro de los estilos citados, y donde se aprecian mejor los distintos matices de la voz de Jesús Mateos. Y es que la excesivamente baja ecualización de su voz en la noche de hoy, no permitía del todo apreciar todas las tonalidades que maneja. Su papel como frontman y sus tablas quedaron fuera de toda duda, derrochando actitud y animando en todo momento a los asistentes.

Jesús nos pregunta si queremos más caña y la banda ataca el tema titular de su anterior LP Losing Memories, tema con un inicio oscuro y estribillo contundente, donde el batería Gonzalo Vialas se encarga de mantener el elevado tempo de la canción con mucho acierto. Vuelta a su última entrega, con “False Smile”, tema en el que introducen distintos niveles de intensidad y cambios de ritmo, que de nuevo (como durante toda la actuación) Daniel Sánchez remata con un solo de guitarra plagado de técnica, velocidad y sentimiento.

La banda nos pide que nos imaginemos que estamos presenciando a unos grandes porqué así es como ellos sienten también que deben interpretar el siguiente tema, “Hallowed By The Name”, versión de quienes ya sabes, en la que Jesús Mateos logra ponerse en la piel de un Bruce Dickinson de tonos más graves, alentando al público con algún que otro Scream for… Synchronical que hacen que las primeras filas se vengan definitivamente arriba.

Vuelta a su más reciente entrega, con “Torn Soul”, con letra y dedicatoria en la presentación del tema a las víctimas de violación. La banda pide al público un aplauso en la distancia para su bajista Felipe Aguilera, el cual no pudo estar presente por su reciente paternidad y nos presentan a su invitado a las cuatro cuerdas Raúl Santonja, quien no dio muestra alguna de haberse incorporado de urgencia para esta actuación, siendo junto a Alvaro García los dos miembros de la banda con mayor movilidad durante toda la noche. Turno para “Forevermore”, de épico estribillo y apoyados de nuevo en guitarras dobladas durante su desarrollo.

Precisamente Álvaro es el que se encarga del riff inicial de “Insomnia”, tema en el que mejor responde el público a su cortante estribillo de influencias Groove Metal y que la banda quiso dedicar a todos los que mantenemos la escena y hacemos posible que ellos sigan pasando noches de insomnio, técnicos, salas y por supuesto público. Sin pausa se despiden con un acelerado “Ace of Spades” de los añorados MOTÖRHEAD, dejando un gran sabor de boca entre las primeras filas.  

Setlist de SYNCHRONICAL:

“Time” 

“No More Tears of Rage”

“Losing Memories” 

“False Smile” 

“Hallowed Be Thy Name”

“Torn Soul”

“Forevermore

“Insomnia” 

“Ace of Spades”

Enseguida aparecen con aspecto relajado y entre bromas el líder y miembro original Chris Bay y el resto de componentes de FREEDOM CALL, encargándose ellos mismos del cambio de equipo —solamente pedaleras, multiefectos y ordenador para lanzar los arreglos orquestales y de teclados de adornan sus composiciones, pues ambas bandas compartieron batería, monitores y pantallas—. Al igual que en su última visita a Madrid a comienzos de 2020, al guitarra / vocalista original le acompañan Francesco Ferraro al bajo y Lars Rettkowitz a la guitarra, ocupándose de los parches el recién llegado Chris Widmann.

Sin más dilación  y confirmando mis sospechas sobre que no habría tampoco telón de fondo para el grupo principal, teniendo que soportar nuevamente desplegada detrás de la batería esa horrible pantalla blanca para proyecciones apagada, a las 21.45h el simpático Chris Bay se dirigía a la mesa de sonido con su mano en alto haciendo el gesto más universal del Metal, para dar comienzo a su actuación con el clásico “Unión of the Strong” y seguir a continuación con el riff galopante de “Tears of Babylon”, poniendo a banda y público a saltar en cuanto llega el estribillo de la canción, pese a los evidentes problemas que presentaba el volumen del micrófono de Chris y la excesiva saturación del sonido de las guitarras.

Tras darnos la bienvenida a su heavy metal party, llega “Spirit of Daedalus”, tema incluido en su último álbum M.E.T.A.L., con inicio de tambores en solitario a cargo de Chris Widmann y riff de Power Metal clásico a continuación. Pese a los esfuerzos del cantante, se hace evidente la prácticamente nula ecualización del volumen de su micrófono, llegando el público de las primeras filas a indicarle al término de este tema la situación, pues el músico seguía sin percibir lo que estaba ocurriendo. Siguen con “Sail Away” de su última obra, muy deslucida con respecto a la versión en estudio por la situación que se estaba viviendo.

Chris Bay ajusta su equipo y brinda con el público antes de presentar el tema “Metal Invasion” de su álbum Eternity. La cuestión a nivel vocal mejora, pero ahora es el sonido de la batería el que se cuela en la parte central del tema muy por encima del resto de instrumentos. Pese a todo, el público corea el estribillo y sigue disfrutando de la actuación. Pero el bueno de Chris Bay pierde por un momento su eterna sonrisa y visiblemente contrariado pide a la mesa una mejor ecualización, llegando a girar su monitor hacía el público en busca de mejoras.

Ahora es el batería el que tiene problemas para disparar la intro del siguiente tema desde el portátil que tiene junto a su tarima. Chris Bay se acerca y teclea en busca de una solución. Francesco Ferraro le tira un quite al líder y brinda con el público, quien alienta a la banda al grito de FREEDOM CALL. Tras 20 minutos de parón, reanudan con “M.E.T.A.L.”, himno de puño en alto, en la que Chris busca la complicidad de su público, cediendo su micro a los miembros de las primeras filas para que estos pudieran deletrear con él las cinco letras del título.

De forma muy cachonda, el vocalista comenta que mientras que IRON MAIDEN han hecho suyo el Número de la Bestia, ellos que son una Pussy Band, han preferido el Número de los Ángeles ,111 The Number of the Angels”Power Metal con guitarras muy melódicas y letra alegre y optimista que consigue devolver la comunión entre banda y público. Turno para la rápida y dinámica “The Ace of Unicorny” seguidamente el himno FREEDOM CALL, con punteo a cargo del guitarrista / vocalista, con el público coreando puño en alto y disfrutando por fin de un sonido aceptable.

Chris inicia a capela la rockera “Power & Glory”, siendo coreado su festivo estribillo por todos los asistentes. Después de compartir con el público sus recientes incursiones en los festivales de Suecia y República Checa, dando las gracias al público del Metal por su camaradería y ganas de disfrutar de la música en paz, la banda ejecuta su particular versión del “Hallelujah” de LEONARD COHEN en formato desenchufado. Cierran esta parte de su actuación con “Metal is for Everyone”, con banda y público botando al ritmo del Power Metal desenfadado y estribillo comercial que conducen el tema.

Hacen un breve amago de abandonar el escenario, para afrontar de una tacada las pegadizas melodías de su clásico “Warriors”, los aíres celtas de “Far Away” y finalmente el clásico  “Land of the Light”con la que ahora sí toda la sala pudo disfrutar de un perfecto fin de fiesta. Perfecta dosis de energía positiva para arrancar el fin de semana a cargo de los alemanes. Sólo esperamos que, en su próxima visita a Madrid, puedan disfrutar de unas condiciones escénicas y de sonido más acordes con su legado.

Setlist de FREEDOM CALL:

“Union of the Strong”

“Tears of Babylon”

“Spirit of Daedalus”

“Sail Away”

“Metal Invasion”

“M.E.T.A.L.”

“111 The Number of the Angels” 

“The Ace of the Unicorn” 

“Freedom Call”

“Power & Glory”

“Metal Hallelujah” 

“Metal is for Everyone” 

“Warriors”

“Far Away” 

“Land of Light”

 

Crónica y fotografías: Álvaro Arroyo 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: