Crónica y fotos del concierto de Miguel Oñate (13-11-2021 Sala Hora Rock, Fuenlabrada -Madrid-)

Con la marca Universo Rock como organizadora del evento, el legendario Miguel Oñate, ex cantante de la mítica formación ASFALTO y una de las voces más privilegiadas que ha dado el Rock nacional, hizo parada y fonda el sábado 13 de noviembre en la Sala Hora Rock, ubicada en la madrileña localidad de Fuenlabrada, junto a José Ramón Pérez “Guny” al bajo, Javier Bermejo a la guitarra y el implacable Luis a la batería para ofrecer, en un local repleto de amigos y seguidores, un eléctrico vibrante con temas tanto de la propia discografía en solitario del imprescindible vocalista circunscrita al Muy Personal editado en 2007 y Crisis Y Castigo publicado en 2010 con nueve cortes en su interior, como de la no menos imprescindible formación en la que militó entre los años 1983 y 1986 dando a luz trabajos como Más Que Una Intención (1983) y Cronophobia (1984) a través del sello discográfico Snif, regalando también un magistral guiño a otros grandes como lo son Joan Manuel Serrat y Peter Frampton.

Acompañados por un escenario caldeado gracias a una ligera niebla que comenzó a llenarlo y bajo unos focos generosos, aparecieron los tres instrumentistas sobre las tablas arrancando sonidos bluseros tanto a cuerdas como a baquetas mientas hacía su aparición el ovacionado Oñate con su estética habitual desde tiempos inmemoriales, es decir, uno de sus inseparables chalecos para recibir los calurosos aplausos de un público ávido de espectáculo, Rock y emotividad no exento éste en algunos momentos de cierta nostalgia. “No Puedo Esperar” abrió la noche con fuerza, un tema que cuenta con la friolera de más de veinte años y que, además de abrir el LP Crisis Y Castigo, es un habitual en sus directos sonando sorprendentemente fresco a pesar de su edad y conviviendo sin problema con los temas de nuevo cuño como el siguiente “Adivinos”, también incluido en el mencionado disco donde en estudio forma el cantante un maravilloso dueto con Lourdes Del Pino, cantante de DELIRIUM y con el que ya comenzamos a disfrutar con la amable voz de Miguel y de su siempre activa actitud escénica gestionada a través de su personal interpretación con cuerpo y alma de unas canciones que siente y con las que arrastra una pasión de creatividad innata e intacta.

Tras los atronadores aplausos de los allí presentes, el sencillo y sentido “La Torre De Papel” nos trasladó con una cadencia más sinuosa y cercana al Blues a ese primer trabajo en solitario del artista, muy entregado por otro lado sobre la arena y derrochando fuerza para transmitir toda la “garra” de una canción que es una auténtica y delicada joya donde siguió manifestando su entrega especialmente en dar relevancia a unas letras que nunca están libres de significado, adentrándose en crítica social, política o cierta “mala leche” como en este caso y perfectamente acompañado por sus compañeros de filas que no escatimaron en matices y generosidad, consolidando una perfecta base rítmica perfectamente enlazada al igual que en en el siguiente “El Astuto Es Rock”, tema con el cual Oñate volvió al Crisis Y Castigo describiendo a un personaje muy habitual en esta vida que siempre se encarga de cobrar los favores y el cual introdujo con un agradecimiento al respetable en el que le pudimos ver manifiestamente cómodo arropado por sus incondicionales y bailando acompañando al propio público que no paró en ningún momento de dar palmas.

Bromeando sobre la escena con sus compañeros de tarima y pidiéndoles seriedad en tono divertido, llegó sin duda e inevitablemente por lo que en su trayectoria significan y lo que también sin duda e inevitablemente significan para todos sus fieles un momento mágico cuando se enlazaron tres canciones, La Paz Es Verde” del redondo Más Que Una Intención tras la cual Miguel hizo un acertado alegato contra el cambio climático y la destrucción del planeta demostrando que el tema toca una sensibilidad de total actualidad que vino seguido de “Contrarreloj”, incluido en el Cronophobia y presentado con un escenario rojizo de luces que le imprimieron esa “tralla” con la que cuenta esta auténtica y rockera canción de amor, la cual lamentablemente tuvo que ser interrumpida por unos problemas técnicos que tuvo Javier Bermejo los cuales detuvieron el concierto durante unos quince minutos aproximadamente obligando al guitarrista a cambiar uno de los amplificadores que estaba utilizando para volver a retomar el show una vez solucionados con Más Que Una Intención, pista homónima al disco interpretada en un delicioso acústico no sabemos si premeditado o fruto de ese pequeño percance y que remató el ecuador del directo junto con el inesperado “Para La Libertad” de Serrat.

“La Señorita Depresión” comenzó lánguida con una guitarra acústica en las manos de Oñate, quien la fue otorgando de contenido mientras parecía cantar las cuarenta a esta destructiva enfermedad con Bermejo gestionando un virtuoso punteo intercalado con una elegante armonía que sirvió de fondo a Miguel para presentar a los miembros del grupo y ahora sí, agradecer su trato y acogida a la sala volviendo a manifestar también su gratitud hacia un público que rompió en aplausos mientras los acordes del tema llegaban a su fin y se introducían los del simpático y genial “Show Me The Way” de Peter Frampton en versión castellana, como segunda de la noche, con un excelente trabajo de ambas percusiones por parte de Guny y Luis al frente de esta anfitriona ante la vuelta al disco Muy Personal con “Contradicción” y la gamberra “Esa Camarera”, canciones en las que el grupo contó con un invitado del público a la armónica llamado Luis, vecino de la zona y cantante de la banda LOS CAIMANES que se subió al escenario y acompañó al cuarteto en un nuevo giro de LP con el single “Crisis”, tema que pone de manifiesto ese desencanto del cantante ante la sociedad actual que sufre una auténtica crisis de valores, una canción perteneciente a su segundo trabajo en solitario, redonda, profunda, en un medio tiempo acariciador que creó una atmósfera embriagadora y a la que dio el relevo la más distendida “El Bar De Katy”, single del primer disco, de corte divertido, cuyo pegadizo estribillo la gente cantó a capella palmeando al mismo tiempo y resistiéndose a dejar que Miguel Oñate abandonase el escenario, insistencia que dio sus frutos con el bis Nada, Nadie, Nunca” del Cronophobia obra de ASFALTO con el que se cerró, como una auténtica declaración de intenciones, una noche inolvidable que ha quedado grabada en nuestras retinas y de la que esperamos salga la fuerza para un tercer trabajo en solitario de este excepcional músico.

Set List: “No Puedo Esperar”, “Adivinos”, “La Torre De Papel”, “El Astuto Es Rock”, “La Paz Es Verde”, “Contrarreloj”, “Más Que Una Intención”, “Para La Libertad” (Joan Manuel Serrat), “La Señorita Depresión”, “Show Me The Way” (Peter Frampton), “Contradicción”, “Esa Camarera”, “Crisis”, “El Bar De Katy” y “Nada, Nadie, Nunca”.

 

Crónica: MONTSERRAT CALVO

Fotografías: MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

 

 

 

 

 

 

 

Montserrat Calvo

Montserrat Calvo REDACTORA JEFE Licenciada en Geografía e Historia, concretamente Medievalista. Enamorada del siglo XIX y de Lord Byron. Empedernida lectora con vocación de escritora, apasionada del teatro, actriz ocasional, cinéfila de la V.O.S. e incansable viajera. En general disfruto de la vida aun teniendo que dedicar parte de ella al trabajo que me permite mantener caprichos ocultos y vicios conocidos, deleitándome sobre todo con mi auténtica pasión: el Heavy Metal que rompe corazones, cabezas y esquemas. Banda: Mötley Crüe Álbum: Theatre Of Pain (1985) Canción: "Home Sweet Home" de MÖTLEY CRÜE Festival: Vendería mi alma al diablo por ir a un “Monsters Of Rock Cruise” FACEBOOK:https://www.facebook.com/montserrat.calvoarroyo INSTRAGRAM: @montserrat_rock69 montserratcalvo@reinodesuenos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: