Crónica y fotos del concierto de EMBERS OF PRIDE (27-03-2021 Revirock Studios, Vicálvaro – Madrid -)

La banda madrileña EMBERS OF PRIDE, formada a finales del año 2018 y compuesta por Sebastián Arroyo al bajo, Chus Ortiz a la batería, Fran Zafra a la guitarra, Álvaro Cobo a la voz y Fer Torrecilla a la guitarra (su incorporación fue posterior), ofreció el pasado sábado 27 de marzo, desde los Revirock Studios ubicados en la localidad madrileña de Vicálvaro, un concierto en streaming que fue retransmitido a seis países (España, México, Argentina, Perú, Chile y U.K.) para todos los fieles seguidores de este quinteto de Metal que, partiendo de la base del Heavy, desarrollan principalmente un Nu Metal que flirtea con el Groove, un estilo musical personalista que se encargaron de ejecutar a lo largo de un set list de catorce temas entre los que intercalaron canciones nuevas que se editarán en su próximo trabajo junto con temas pertenecientes a sus dos EP’s publicados: Crows, editado en el año 2019 compuesto por cinco temas y Beside, su segundo trabajo que vio la luz con seis temas en el 2020.

Si ya en los tiempos de pandemia que corren el aforo de las salas y locales de conciertos es reducido, en el caso de un streaming la presencialidad es una excepción, por lo que ante un público compuesto principalmente por técnicos y prensa que tuvieron que atenerse a las correspondientes medidas sanitarias vigentes, EMBERS OF PRIDE defendieron un emotivo a la vez que brutal y potente directo en un escenario de más de veinte metros de largo, perfectamente vestido con un importante despliegue de luces y focos que, junto con un sonido de alta calidad, hicieron de este concierto algo muy especial para una formación que llevaba más de un año sin pisar un escenario debido a la situación sanitaria y que disfrutó del mismo e hicieron disfrutar de él durante una hora, tanto a los allí presentes como a los que siguieron el espectáculo desde casa. 

Empezó el grupo a descargar fuerte con “Fire”, un tema perteneciente a su segundo trabajo con el que Álvaro comenzó ya desde el principio a mostrar potencia de voz, una voz personal plagada de registros que estuvo acompañada por su parte y durante todo el espectáculo de una gran presencia escénica, ya que el cantante no paró de moverse hacia sus compañeros, interpretar los temas e imprimirles fuerza subiéndose a la tarima en la que se situaba de una forma más que visible la batería con Chus, para saltar desde la misma regalando adrenalina.

El tema jugó con los silencios de las guitarras en la línea que mantiene EMBERS OF PRIDE además de con los punteos soberbios ejecutados por Fran y Fer que acompañaron en esta canción rotunda a la energía interpretativa de Álvaro, quien contó también con la complicidad del bajista para hacer sonar un tema demoledor con una potente percusión de Sebas y de las baquetas que atronó desde el comienzo con derroche de técnica por parte de todos los músicos, haciendo gala del Nu Metal que practican aunque coqueteando con otras líneas que desarrollan con buen gusto y que terminó con una batería que no tuvieron piedad ni para acabar éste ni para enlazarlo inmediatamente con “The Story”, que llegó acompañado de un imparable juego de luces que enfocaba a los músicos a discreción, creando un ambiente efectista que sirvió como entrada para Álvaro a cuyo lado se situó su compañero Sebas, otro imparable de la escena que no dejó de hacer guiños desde el escenario con el mástil de su bajo y de acercarse a sus compañeros en clara complicidad para arrancar notas juntos. Álvaro comenzó el tema en un tono enigmático y cadente al que acompañaron las seis cuerdas de Fran y Fer intercalando punteos y base rítmica a capricho y con una perfecta compenetración para redondear cierto aire gutural del cantante, tono con el que tan sólo coqueteó pues la gama de graves que despliega es extraordinaria y sabe jugar con ella de manera magistral. Los baquetazos medidos, acompasados y poderosos de Chus, quedaron bien visibilizados en cuanto a virtuosismo se refiere en esta canción, ya que se desarrolla con diferentes ritmos que el batería fue despachando sin problema mientras delante de su tarima se agachaban Sebas, Fer y Álvaro jugando con ese feeling que demostró durante toda la noche la banda.

Llegó un primer momento de descanso cuando Álvaro dio la buenas noches, refirió el nombre del grupo, mencionó a la sala y enlazó el speech en español con un speech en inglés, consciente de la retransmisión del concierto para otros países y haciendo gala sin duda de un perfecto inglés que traslada con calor a todos sus temas, presentando acto seguido el tercero de la noche de título “So Long” que comenzó con toques de charles muy sincronizados, cargados de ritmo y nitidez que dieron paso de forma magistral al cantante quien, megáfono en mano, comenzó a cantar con un efecto a modo de psicofonía prácticamente solo acompañado únicamente por Chus, muy enlazados ambos en la ejecución incluso cuando el halo de misterio desapareció para dar paso a la “caña” de todos ellos juntos con un bajo muy cómplice con la batería y muy empastados en fiereza para dar cobertura a las guitarras, las cuales tiraron de riffs enérgicos y punteos justos que aparecían cuando era necesario y de forma indistinta tanto en la diestra de Fer como en la zurda de Zafra en un tema de perfecta composición que cuando bajaba el tono dejaba disfrutar al máximo de esos matices que recogen las cuerdas vocales de Álvaro con un armónico a la vez que poderoso chorro de voz que desplegó sin inmutarse y redondeó a la perfección en una escala de agudos, acogiéndose de nuevo al megáfono para poner la nota interpretativa dejando a cargo en ese momento de Sebas y de Fer la parte más escénica, ya que se acercaron el uno al otro enfrentando sus mástiles mientras Fran por su parte cogía velocidad de muñeca despidiendo el tema entre los aplausos del pequeño grupo que en la sala estaba presenciando el streaming.

“To See Them Fall”, perteneciente a su primer trabajo, abrió una temática dura al hablarnos como dijo Álvaro de los maltratos ejercidos por la Iglesia, canción que defendió el quinteto con grandes dosis de garra para hacer calar el mensaje de una letra de nuevo enérgica y generosamente ofrecida por el cantante que la potenció con sus gestos, recorriendo las tablas en actitud de desesperación, transmitiendo emociones y con un alto virtuosismo vocal. La canción arrancó de nuevo con el baqueteo de Chus, característica que se da con mucha frecuencia en sus composiciones y que suele dar paso rápidamente a Álvaro, mostrando ambos un gran empaste musical al que luego se abrieron para dar la bienvenida al resto de sus compañeros en una línea mucho más Metal al inicio pero que enseguida vuelve a jugar con tempos y que nos dejó disfrutar con los primeros punteos a modo de riffs que observamos en Fer en un tema claro, limpio, con una estructura muy definida y guitarras amigas de una batería con alto protagonismo en la ejecución que se consolidó con el bajo de Sebas, el cual mezcló virtuosismo junto con un imparable desgaste en el escenario al moverse continuamente de un lado a otro buscando a sus compañeros para tocar junto a ellos y desplegar esa rabia de concierto deseado que dejó de manifiesto, regalando una percusión estudiada y elaborada con técnica desarrollada y buen gusto en arpegios, haciendo el juego de silencios junto con Chus mientras las guitarras reposaban durante segundos y se adueñaban de la escena el bajo, la batería y los matices vocales de Álvaro.

La presentación en sociedad del segundo álbum de la banda se vio truncada debido a la pandemia por lo que, en palabras del cantante, el concierto iba a ejercer esta función de presentar en directo su Beside, comenzando los primeros acordes de la canción “The Rose” con un bajo potente seguido del baqueteo de Chus que no dio tregua en una incansable muestra virguera para dar paso de nuevo a las dos guitarras y al cantante, quien empezó a entonar con voz estimulante un tema que recoge la esencia más depurada de la banda con derroche de fuerza y calidad y un momento embriagador en el que el bajo de Sebas fue el único protagonista de la escena con notas melancólicas a la vez que rotundas sin perder de vista la contundencia que junto a él mostraron ambas guitarras, sumándose todo ello al trabajo vocal de Álvaro que no escatimó al desgranar este tema en el que la percusión de Chus fue una auténtica apisonadora que se complementó a la perfección con el cantante, arrancando de nuevo aplausos de los allí presentes para esta canción “trallera” y muy personalista.

El concierto avanzaba llegando casi al ecuador con un tema nuevo titulado “My Forever” que mostró sonidos más evolucionados manteniendo siempre la línea de tempo interrumpido, juego de silencios y una nuevamente voz enigmática de Álvaro que subía y bajaba el tono sin que su garganta se inmutase, aplicando siempre la misma calidad e imprimiendo cierta suciedad a sus cuerdas vocales cuando el tema así lo requería. Apreciamos en esta nueva composición un cierto toque Thrash muy corto porque nada más acabarse el estribillo regresaron a su Nu Metal más característico, aunque sin duda el tema presenta muchos juegos musicales ya que por momentos descubrimos notas que nos recordaron ciertos ritmos de Rap para una canción que desató pasiones entre ellos al acercarse Sebas a Álvaro, quien le agarró mientras el bajo seguía imparable al compás que también estaban marcando con una rítmica muy acentuada sus compañeros Fran y Fer, imprimiendo rapidez a la canción de final lapidario muy en la línea de la formación.

Tras unas palabras de Álvaro para dirigirse y preguntar tanto en castellano como en inglés si la noche estaba transcurriendo bien, llegó de nuevo otro tema del Beside, en este caso con “Buried In Time” y con alto protagonismo al comienzo de unas guitarras muy agresivas y enseguida la aparición de la batería al mismo tiempo que un reparto de luces sobre el escenario, unos focos potentes que mostraron toda la gama del arco iris perfectamente plasmada detrás de Chus, pues a sus espaldas se abría un semicírculo que proyectaba haces a capricho, lo que sin duda animó a saltar en escena literalmente a Sebas, Álvaro y Fer para dar la bienvenida a esta canción arrasadora y potente que dejó ver de nuevo la fiereza de la batería y una redondez muy acertada por parte de la guitarra de Fer que se acercó a su compañero Zafra sin parar los acordes para dar paso a una mezcla brutal entre ambos con punteos de categoría hechos por este último y que desembocaron en un festival por parte de los dos guitarristas y un final sin piedad que zanjo Chus de forma contundente.

La actuación continuó con “Sorry”, un tema hecho desde el estómago, en propias palabras de Álvaro y para el que pidió ayuda a los que les veían desde casa en el acompañamiento de los dos guitarristas cuando llegase el estribillo en el siempre triunfal “Oh, Oh, Oh”, algo que desde luego sí se hizo por parte del público que allí se encontraba y a quien la banda se metió sin paliativos en el bolsillo. Comienzo guitarrero para esta canción con virtuosismo de punteos y riffs, voz magistral que bajó el ritmo para aportar ambiente aunque sin perder vigor y deleite de coros hacia la mitad que magnificaron un instrumentalismo ya de por sí sublime con una batería suave y un bajo persistente que aportó solidez a la canción y dejó que el desarrollo lento se lo permitiesen sus compañeros para regalar todos ellos una armonía difícil pero perfectamente ejecutada que facilitó a la voz cambiar de acariciadora hacia apoteósica según el avance un tema que por ejecución es toda una declaración de intenciones sobre la línea musical de EMBERS OF PRIDE y que remató a base de mástil Fran Zafra.

Pasamos por “Wide Open”, de la que Álvaro explicó era muy especial, manifestando acto seguido con una sonrisa que realmente lo eran todas y pudimos ver a la banda realmente con una gran unión sobre el escenario, con emociones a flor de piel tras tanto tiempo sin pisar la escena y una gran complicidad entre músicos con la que comenzaron a tocar con el cantante sentado en la tarima de la batería, preparado para arrancar pero dejando que sus compañeros mecieran antes melódicamente un tema en el que especialmente se deshicieron los dos guitarristas en arpegios para apoyar a la voz desgarradora que rompió la noche y llevó al cantante a subirse a la tarima mirando al cielo y saltando de nuevo al escenario en un momento álgido en cuanto a descarga se refiere y que dio paso al que sin duda fue uno de los puntos cumbre de la noche con la interpretación de “Beside”, canción intimista que da título a su segundo trabajo y que esconde una letra personal en la que se transmite un sentimiento prácticamente indescriptible para cuya interpretación se quedaron en la escena Fran con una guitarra acústica y Álvaro; los dos compañeros juntos, con las luces bajas y un único foco rojo enfocando a ambos mientras empezaban a sonar los primeros acordes, creando una imagen mágica mientras se comenzó a escuchar la voz tenue y calmada que no dudó en elevarse llegado el momento del estribillo para volver de nuevo a un susurro profundo que culminó con un abrazo prolongado de ambos compañeros y la más que visible emoción de Fran.

Recuperó Zafra su eléctrica para ofrecernos un tema que introdujo Álvaro pidiendo aplausos para toda la industria de la música tan afectada por la pandemia y manifestando su agradecimiento a todos los que habían hecho posible que ellos estuvieran sobre el escenario y terminando con un grito de guerra, “Ni Dios nos va a romper”, dando así comienzo a “Unbroken”, tema potente, con garra y que gira hacia unos toques duros y efectivos más en la línea de un Heavy clásico pero acariciando en ciertos momentos un Metal Progresivo que mantiene unas notas modificadas para lo que es la tradición del grupo, muy bien interpretado por todos ellos sin dejar inmóvil la escena y siguiendo con esos juegos de silencios ya característicos mezclados perfectamente con los riffs de los guitarristas mientras Álvaro, apoyado en su compañero Fer, se movía al compás de la guitarra de éste para rematar con contundencia la canción.

“Never Ending Hole”, el último single de su Beside, llegó con artista invitado, ya que se subió al escenario para interpretarlo con ellos Edu López, guitarrista del grupo SONOTONES y colaborador tanto en la grabación del tema como en el videoclip del mismo, una canción que comenzó con una batería potente que marcó el ritmo a capricho acompañada con fuerza por las tres guitarras unidas, protegidas por unas baquetas generosas y  con un gran protagonismo de Edu, quien no paró de marcarse riffs volviendo continuamente a practicar un juego de solos a trío con punteos limpios, nítidos y virtuosos que se cohesionaban con las bases rítmicas de Sebas y Chus, encargados de dar compás a sus compañeros en un tema desgarradoramente potente con remate final llevado a cabo por Sebas, tras el cual pidió el cantante un fuerte aplauso para Edu.

Álvaro ya comenzó a informar de la llegada de la despedida mientras recordaba con palabras cariñosas los comienzos de la banda, hablando de la química que tienen y sin duda demostrando la admiración que siente hacia sus compañeros, introduciendo así la penúltima canción titulada “My Sunker Man”, un tema de frases cortas y contundentes que describen a ese hombre bueno por el que Álvaro se llevaba la mano al corazón mientras las guitarras transmitían ese sentimiento que él estaba interpretando con voz y gestos mientras Fer enfocaba su guitarra hacia el cielo y el cantante mostraba una voz sólida recordando y citando a personas muy importantes en su vida a las que quería dedicar la noche, entre ellas sus hijos Daniel y Martín, volviendo a los agradecimientos mientras de fondo comenzaban a sonar a medio tiempo las notas del “White Noise” con el que cerraron el show, marcándose un tema que es un auténtico cañonazo y podemos decir que uno de los más emblemáticos de la banda en el que lo dieron todo acompañados por un sonido final brutal y un baile de luces espectacular que redondearon con saltos sobre el escenario, baquetazos y mástiles en vertical, finalizando así un concierto que ellos mismos aplaudieron y en el que el streaming no tuvo nada que envidiar a un directo al uso, pues sin duda ha quedado en la memoria colectiva al haber traspasado fronteras.

SET LIST
“Fire”
“The Story”
“So Long”
“To See Them Fall”
“The Rose”
“My Forever”
“Buried In Time”
“Sorry”
“Wide Open”
“Beside”
“Unbroken”
“Never Ending Hole”
“My Sunken Man”
“White Noise”

 

Crónica: MONTSERRAT CALVO

Fotografías: MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

Montserrat Calvo

Montserrat Calvo REDACTORA Y RESPONSABLE DE NOTICIAS Licenciada en Geografía e Historia, concretamente Medievalista. Enamorada del siglo XIX y de Lord Byron. Empedernida lectora con vocación de escritora, apasionada del teatro, actriz ocasional, cinéfila de la V.O.S. e incansable viajera. En general disfruto de la vida aun teniendo que dedicar parte de ella al trabajo que me permite mantener caprichos ocultos y vicios conocidos, deleitándome sobre todo con mi auténtica pasión: el Heavy Metal que rompe corazones, cabezas y esquemas. Banda: Mötley Crüe Álbum: Theatre Of Pain (1985) Canción: Home Sweet Home (Mötley Crüe) Festival: Vendería mi alma al diablo por ir a un “Monsters Of Rock Cruise” FACEBOOK:https://www.facebook.com/montserrat.calvoarroyo INSTRAGRAM: @montserrat_rock69 montserratcalvo@reinodesuenos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: