Crónica y fotografías del concierto de ADAREL y VHÄLDEMAR (04-06-2022 Sala Rockville, Madrid)

Con unas expectativas muy altas tanto por escuchar en directo a la formación extremeña ADAREL como por repetir una vez más con el infalible show de los vizcaínos VHÁLDEMAR, asistimos de la mano de Kivents en la siempre acogedora Sala Rockville al concierto de estos dos grandes grupos nacionales que superaron nuestras metaleras ambiciones, marcándose ambos una noche memorable en la que acabaron compartiendo escenario para deleite de todos los allí presentes, un numeroso público que prácticamente llenó el local y que se involucró en un espectáculo con final apoteósico, comienzo premonitorio y trama inmejorable.

Extraordinaria elección como special guest del quinteto ADAREL, una banda formada por Primi a la batería, Ángel y Sergio a las guitarras, David al bajo y Maya a la voz, cinco talentosos músicos que llevan defendiendo el Heavy Metal desde hace más de veinte años con David y Ángel como miembros fundadores de este combo que próximamente editará un EP ganado a pulso en un concurso, un redondo que precederá a un larga duración y que esperamos con ganas sobre todo después de haber visto la impecable, potente y a la vez cálida actuación de estos cinco jinetes.

Con un público ya pegado al escenario arrancó ADAREL sin más preámbulos que una bruma como compañía para su “Sin Sangre”, “La Hora De La Purga” y “Maldito”, tres canciones que supusieron una declaración de intenciones de la banda al ejecutar las mismas con solidez, contundencia y una voz por parte de Maya que desde el comienzo marcó el directo, mostrándose como una auténtica maestra de ceremonias al derrochar garganta redonda, modulada, aguerrida y enérgica que mantuvo una línea poderosa en unos registros que imprimieron personalidad a los temas al estar perfectamente apoyados por los coros de sus compañeros.

Composiciones perfectamente estructuradas, con guitarras muy centradas en el Metal más clásico y que se desvivieron prácticamente por turnos en riffs y punteos combinados con rápidos y largos paseos por los dos mástiles, fueron la nota predominante para seguir con “Sin Piedad”, “Inmortal” “Cuento Y Destino”, una tanda que fue muy bien acogida por el respetable al marcar una línea musical tratable, con garra en los estribillos y con Maya puño en alto jaleando a la gente para que esas manos se pusieran en alto acompañando en pegadizos gritos de guerra a ADAREL y sobre todo haciendo partícipe al público de la actuación, invitando a corear los temas guiados no sólo por una frontwoman que agradeció presencia y participación de la gente, sino también por un más que activo David que no dejó de moverse sobre las tablas mientras arrancaba limpios slaps a su bajo en plena consonancia con su otro compañero percusionista Primi, quien mostró durante el espectáculo una nitidez a los parches primordial para el buen sonido que practicó la formación.

Tras “Dragón Y Mujer” y mientras Sergio agradecía la presencia de todos nosotros, Maya aprovechó para añadir a la actuación una performance en el siguiente corte “La Parca” al colocarse unas alas negras que ayudaron visualmente en la interpretación del tema, aportando gratificación escénica ayudada por una excelente iluminación de la tarima y preparándonos mentalmente para la que sin duda fue la sorpresa de su directo, pues tras manifestar la vocalista tanto la influencia como la admiración hacía la legendaria formación SANTA se mojaron con una impresionante y clavada al milímetro interpretación del mítico “Reencarnación”, una pista homónima a un disco publicado en 1984 con una jovencísima Azucena al frente a quien Maya rindió un sentido y rockero homenaje tras el cual ADAREL cerró entre aplausos y ovaciones el show con un definitorio “Heavy Metal” que dejó on fire la adrenalina de toda la sala.

Set List ADAREL: “Sin Sangre”, “La Hora De La Purga”, “Maldito”, “Sin Piedad”, “Inmortal”, “Cuento Y Destino”, “Dragón Y Mujer”, “La Parca”, “Reencarnación” (SANTA) y “Heavy Metal”.

VHÄLDEMAR no se hizo esperar y prácticamente sin dejarnos respirar tras el cierre de ADAREL comenzó con luces bajas a sonar una Initio que ayudó a los músicos a ocupar su lugar sobre las tablas, pisando las mismas poco a poco Pedro J. Monge a la guitarra, Jandro a la batería, Jonkol en los teclados y Edu Martínez (CRYSTALMOORS) al bajo comenzando a dar vida a sus instrumentos hasta que una apoteosis brutal marcó la entrada del frontman Carlos Escudero, un vocalista con dotes de encantador de serpientes y un carisma casi tan arrollador como su voz que arrastró consigo conciencias mansas y rebeldes transportando a la feligresía hasta un auténtico Valhalla.

No sabemos muy bien si hablar de temas o de himnos, pues la frenética épica de auténticos cantos de sirena ubicados en el Metal más puro empezaron a sucederse con “Death To The Wizard”, “1366”, Straight To Hell” “Afterlife”, cuatro latigazos de auténtica fiereza que sometieron al público a la soberanía de baquetazos, riffs, ritmos frenéticos en la percusión de Edu y una redondez en los teclados que fueron tan enérgicos como implacables en manos de un Jonkol en auténtico estado de gracia, unos dedos que impusieron la base más melodiosa sin perder agresividad para elevar la garganta de Carlos por encima de todas nuestras cabezas metiéndose al incondicional respetable en el bolsillo.

Los continuos speechs de Escudero no dejaron de repetirse entre tema y tema, gestionándose una química entre él y todos los allí presentes que fue elevando el nivel de implicación tanto del grupo como de unos seguidores que respondieron con aplausos, manos en alto, cuernos al aire, molinillos imposibles y sobre todo coreando todas y cada una de las canciones como fue el caso de “Metalizer”, “Howling At The Moon”, “Fear” “Bastards”, llegándose a producir tal comunión entre público y banda que subió al escenario una espontánea Nerea para compartió micrófono con el vocalista, atreviéndose valientemente a formar parte de la locura en la cual su actuación ya nos tenía atrapados y de la que también pudimos observar participaba algún pequeño menor que en primera fila disfrutó acompañado de la descarga que VHÄLDEMAR estaba ofreciendo, una entrega musical total en la que también participó Rubén Miranda de INNER DESTINY a la voz gestionando junto a Carlos el mencionado “Howling At The Moon” con una profunda y matizada voz al servicio de este binomio perfectamente entrelazado, una pareja que aportó singularidad a la velada demostrando la versatilidad y espontaneidad como señas de identidad del quinteto.

El pie de micro de Escudero funcionó como un auténtico bastón de mando agarrado por las manos de los privilegiados de la primera fila, un elemento fetiche que fue abandonado por el vocalista para bajar literalmente a la arena y mezclarse micrófono en mano con los fans que disfrutaron de él y de su cercanía mientras, tras el esperado e imprescindible “Dusty Road”, se quedaba sobre el escenario un Monge que nos hizo tocar el cielo a todos con su despliegue de punteos en un virtuosismo incalculable que fue in crescendo en el manejo perfecto de unas seis cuerdas que domina como pocos y a las que otorgó vida propia, pues era imposible seguir la velocidad de las mismas aunque la gente lo intentaba mientras jaleaba a Carlos subido a la barra del local para hacerse con los mandos de un foso que coreó a placer grandes como “The Old Man”, “Old King´s Visions Part. VI” o “Metal Of The World”, las cuales dieron buena cuenta de un generoso Set List de quince temas del que ya veíamos el final sin que la excitación bajase ni un solo decibelio.

Dejando en plena euforia que algunos seguidores se subieran con ellos al escenario, algo que también hizo nuestro compañero José Ramón NietoKema Púas” redactor en Los+Mejores Rock Magazine, comenzó la banda los aclamados bises tras dejar por unos instantes el escenario al que inexorablemente tuvieron que volver con los explosivos “Breaking All The Rules” “Lost World”, dos clásicos tras los cuales aparecieron sobre la tarima tanto Rubén Miranda como la formación ADAREL al completo para rematar la noche con “Energy” y cerrar el círculo en una apoteósica cuadratura aderezada por notas, voces y más notas en un alarde de Rock en estado puro que puso el broche final a una velada inolvidable y casi nos atreveríamos a decir que irrepetible si no fuese porque, visto lo visto, se atreverán no sólo a igualarla sino también a superarla.

Set List VHÄLDEMAR: “Death To The Wizard”, “1366”, Straight To Hell”, “Afterlife”, “Metalizer”, “Howling At The Moon”, “Fear”, “Bastards”, “Dusty Road”, “The Old Man”, “Old King´s Visions Part. VI”, “Metal Of The World”, “Breaking All The Rules”, “Lost World” y “Energy”.

 

Crónica: MONTSERRAT CALVO

Fotografías: MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

 

Montserrat Calvo

Montserrat Calvo REDACTORA JEFE Licenciada en Geografía e Historia, concretamente Medievalista. Enamorada del siglo XIX y de Lord Byron. Empedernida lectora con vocación de escritora, apasionada del teatro, actriz ocasional, cinéfila de la V.O.S. e incansable viajera. En general disfruto de la vida aun teniendo que dedicar parte de ella al trabajo que me permite mantener caprichos ocultos y vicios conocidos, deleitándome sobre todo con mi auténtica pasión: el Heavy Metal que rompe corazones, cabezas y esquemas. Banda: Mötley Crüe Álbum: Theatre Of Pain (1985) Canción: "Home Sweet Home" de MÖTLEY CRÜE Festival: Vendería mi alma al diablo por ir a un “Monsters Of Rock Cruise” FACEBOOK:https://www.facebook.com/montserrat.calvoarroyo INSTRAGRAM: @montserrat_rock69 montserratcalvo@reinodesuenos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: