Crónica y fotografías concierto GIRLSCHOOL + ALCATRAZZ (07/09/2022 sala Shoko, Madrid)

Doogie White ensombrece con su actitud, una memorable noche de Heavy Metal

Tristemente tenemos que comenzar esta crónica, con aspectos que se salen del plano meramente musical. Entiendo que cruzar el charco para meterte en una gira, y encontrarte con algo menos de un centenar de espectadores, no tiene que ser plato de buen gusto, pero eso no quita que el respeto y la profesionalidad deben primar sobre todo lo demás. He visto a bandas tanto nacionales como internacionales darlo todo sobre el escenario, con la mejor de sus sonrisas ante tan sólo unos pocos espectadores. Pero parece que este no es caso de Doogie White cantante de ALCATRAZZ que debió tener un mal día, algunas frases fuera de tono ya nos ponían sobre aviso, pero  el punto culminante llegó, cuando arrojaba el micrófono contra el suelo y acercándose a uno de los laterales (Por cierto justo donde yo me encontraba) saltaba desde el escenario, casi acabando en el suelo, para encararse con una espectadora que se encontraba escribiendo algo en el móvil, lo que en un principio podría haber pasado por una anécdota, poco afortunada, se convirtió pronto en un desagradable suceso al ya de vuelta sobre el escenario increparla para que abandonará la sala, manteniendo durante toda la noche gestos dirigidos hacia ella. Definitivamente no era la noche de Doogie que poco después increpaba a otros espectadores que hablaban mientras el presentaba a la banda diciendo que si era más importante lo que ellos tenían que decir que lo que el estaba contando. Flaco favor el que le hizo con su actitud tanto a sus compañeros de banda como a las componentes de GIRLSCHOOL, al hacer que las noticias, sobre el concierto se centren en sus exabruptos y no en la parte musical del mismo. Alabar eso si la aptitud del promotor del concierto que sin tener ninguna responsabilidad en lo ocurrido se disculpo al finalizar con la persona agraviada.

Ya en el plano meramente musical de la noche, nos vimos sorprendidos por el inconfundible riff de “Demolition Boys” y la aparición de GIRLSCHOOL abriendo el concierto, ya que los horarios anunciados indicaban que ellas serian las encargadas de cerrar la noche. Las indiscutibles damas del New Wave of British Heavy Metal, nos hicieron disfrutar de un concierto en el que pudimos escuchar temas tan icónicos como “C’mon Let’s Go” o “Hit and Run”. Con Kim McAuliffe, que tanto a la voz como a la guitarra ejercía de maestra principal de ceremonias al mando, mientras Jackie Chambers tiraba de maneras de Rock Star, en sus movimiento mientras derrochaba calidad a las seis cuerdas, y una Tracey Lamb al bajo que nos dejo algunos, divertidos momentos como cuando ante el exceso de humo, generado en el escenario exclamaba “por favor no más fumar”, y por último la figura de Denise Dufort marcando el ritmo de la noche con su batería.

Las británicas se mostraron en todo momento, cercanas al publico, intentando hilar algunas frases en castellano, principalmente por parte de Tracey que reside en Torrox (Málaga), o como en el momento de interpretar el tema que las vio nacer allá por 1978 “Take It All Away” en el que Jackie alargaba su pie de micro a lo largo de las primeras filas del publico para que este fuera cantando con ellas. Algo que no puede faltar en ningún concierto de  GIRLSCHOOL es su particular homenaje a sus inseparables y añorados MOTÖRHEAD a los que dedicaron “Take It Like a Band” y de los que ya en los últimos compases del concierto se marcaron una estupenda versión de “Bomber”. Por supuesto, la espectacular “Emergency” no podía faltar a la cita para poner el punto y final. Resumiendo un concierto memorable, que sin duda fue lo mejor de la noche, al que si tuviera que poner alguna pega, esta seria la escasa duración de la descarga apenas una hora, tiempo que se me hace corto, tratándose se un grupo de ese nivel.

Tras un rapidísimo impás, llegaba el turno de  ALCATRAZZ, que si me permitís en esta parte me centrare en el plano puramente artística de la actuación, dejando a un lado los incidentes que comentaba al principio.  A pesar de que no nos engañemos nos encontrábamos con una versión light de la banda tras su reciente partición en dos proyectos paralelos el que nos visitaba y  Graham Bonnet & Alcatrazz, la banda no dejo por eso de obsequiarnos una gran actuación destacando sin duda sobre todo la gran labor de Joe Stump a cargo de las seis cuerdas, aunando técnica y velocidad completando con toda una serie de posea y florituras dejando de manifiesto que es un auténtico showman, un Jimmy Waldo magistral a los teclados dejando su impronta con sutil base en el sonido, que se veía reforzada por la pareja ritmica compuesta por Gary O Shea al bajo y Mark Benquechea pegándole a la batería y como no la potente voz de Doogie White que polémicas aparte no deja de ser un magnifico vocalista.

El enérgico “Grace Of God” que vio la luz a finales del pasado año, ya con Doogie a la voz, servía como presentación de la banda, que a lo largo de la noche nos fue dejando una extraña mezcla, tanto temas de su  último disco V como “Turn Of The Wheel” o “Sword of Deliverance” con temas clásicos de su discografía como “Too Young To Die, Too Drunk To Live” o “Jet to Jet”, unida a una serie de versiones de temas de bandas por las que ha pasado Doogie como “Take Me to the Church” de Michael Schenker o “The Temple of the King” de Rainbow, con la que ponían el punto y final a la noche, tras apenas una hora y cuarto de actuación.

Crónica: José Pascual

Fotografías: Miguel Ángel Príncipe y José Pascual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: