Crónica, videos y fotografías del concierto de FM y GUN (19-05-2022 Sala Shoko, Madrid)

En la madrileña Sala Shoko, y bajo un ambiente excepcional se dieron cita en la capital dos bandas melódicas con importante recorrido ya sobre los escenarios: los londinenses FM y los escoceses GUN. Debido a cuestiones como el bagaje histórico, popularidad o hit singles, pensé que los cabeceras de cartel no serían los ingleses, pero resulta que la aparición de GUN estuvo rodeada de (no me atrevo a decir polémica) algo de controversia. El motivo fue que con muy poco tiempo de antelación y sin la debida información nos enteramos de que el grupo haría un set acústico y además no vendrían todos sus miembros, sino que aparecerían en formación de trío, con Dante Gizzi a la voz y recuperando su faceta de bajista, Tommy Gentry a la guitarra solista y Giuliano Gizzi a la rítmica. Hubo no pocas voces que a la entrada del recinto se estaban quejando de esta situación, sin embargo, centrándonos exclusivamente en lo que vimos y escuchamos esta noche, se puede decir que dieron un concierto sobresaliente.

Conectaron muy bien con el público. Tienen la experiencia suficiente para interactuar con la audiencia de modo que a pesar de que la noche comenzara con tres tipos sentados en unas banquetas el ambiente se calentara con rapidez. Se iban dejando llevar dejando continuos destellos de su habilidad instrumental, lo que la gente supo reconocer y ya me daba la impresión de que bastantes escépticos estaban entrando por el aro y aunque lo que estaban viendo no era lo que esperaban, disfrutaban con el buen hacer del esta noche, trío.

Me sorprendió que después de los cinco primeros temas, la primera gran explosión de aplausos y la mejor respuesta la obtuviera “Higher ground”, una canción lenta. Pareció gustar más que “Watching the world go by”, por ejemplo, que encuadrada en su trabajo Gallus tuvo bastante más repercusión en nuestro país.

No obstante, en la confección de su set list habían preparado, como no podía ser de otra manera, una segunda mitad con temas que sus fans se saben de carrerilla y que podían cantar todos juntos escuchándose claramente y casi al mismo nivel la voz de Dante fundida con la de los asistentes al concierto. “Word up” fue la que más me gustó, quizá porque adaptaron muy bien la guitarras al rol de formato acústico, pero la que con más pasión se coreó fue sin duda “Inside out”, donde la comunión banda/público ya era total.

Estaba previsto que después de interpretar “Steal your fire” los artistas se retiraran unos momentos para dar paso a los bises, pero como estábamos en una discoteca que muy poco tiene que ver con el Rock y antes de medianoche hay que cambiar de público, no perdieron tiempo y atacaron con la canción que más fama les ha dado a nivel mundial: “Better days”, y … aquí tengo que decir que fui yo el que echó de menos que GUN no estuvieran al completo. Finalizaron con “Shame on you” para posteriormente seguir relacionándose con sus fans brindando y chocando sus bebidas y bajando a la pista para, mientras se llevaba a cabo el cambio de escenario, saludar a la gente, firmar y hacerse fotos con todos los que quisieran compartir con ellos un momento antes de la descarga de FM.

La banda londinense hace un Rock bastante accesible, quizá algo impersonal, lo que supone que a pesar de llevar tantos años en el negocio siempre han estado en un segundo plano con respecto a bandas de su mismo estilo. Lo que no se les puede negar es su solvencia. No se puede poner ningún pero a su puesta en escena ni a su habilidad instrumental, y mucho menos en el tema vocal. Steve Overland es un cantante descomunal. De la escuela de Lou Gramm de FOREIGNER, posee una técnica vocal descomunal y una gran modulación de voz. Si tengo que dar un MVP, como hacen en los deportes, al mejor de los ocho músicos que aparecieron por la Shoko esta noche, se lo otorgo a él.

Al igual que sus predecesores, de forma rápida conectaron con el personal. Ayudó bastante que eligieran para abrir la noche “Synchronized”, “Bad luck”, “Don´t stop” y “Life is a highway”, que pertenecen a diferentes épocas pero que fueron muy bien acogidas por el personal. Todas tienen bastante ritmo y te hacen mover los pies. Observo la gran compenetración entre Pete Jupp a la batería y Merv Goldsworthy al bajo de cinco cuerdas en lo que a la base rítmica se refiere. Suena contundente, me atrevería a decir que un poquito más de lo que es normal en los grupos de este estilo. Y eché de menos que el sonido de guitarras y teclado sonase a un volumen más alto. Sobre todo este último, que en algunas fases parecía que no estuviera.

 

Después de los cuatro primeros temas FM hacen un pequeño break para presentarse ante los fans y al continuar con “Long road home” se rompe la tendencia y baja el nivel de intensidad. Se necesita algo más para que la cosa no se enfríe y la solución llega con “Killed by love”, donde se vuelve a saltar y a mover los pies. Si tengo que pronunciarme sobre el momento en que la sala estuvo más entregada a FM escojo “I belong to the night” porque se juntan comercialidad y calidad a partes iguales. Y si hablamos de nivel y técnica, me quedo con “Metropolis” y “Over you”, aquí la comercialidad queda en un segundo plano.

La noche va llegando a su fin pero esto no puede acabar sin que Steve se luzca a la voz como es debido, y nos demuestra sus habilidades con “Story of my life”. Finalmente, “Other side of midnight” y a los pocos segundos el personal de seguridad invitándonos a salir de Shoko ponen punto final a una más que agradable velada de Rock Melódico en Madrid.

Crónica: FERNANDO SÁNCHEZ

Fotografías y vídeos: MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: