Crónica MIGUEL OÑATE en la Sala Venom 26/03/22

El concierto de Miguel Oñate organizado por Universo Rock en la Sala Venom de Coslada se anunciaba como una reunión de amigos y efectivamente nada más acercarme a las inmediaciones de la misma pudimos comprobar que así era, como buen concierto de rock que se precie el ambiente en el bar contiguo  era en esos momentos de los más animado, con buena parte del público y una buena representación de músicos y amigos de Oñate junto con el propio Miguel y el resto de la banda entre ellos. Lógicamente la ocasión invitaba a unirse, saludar y charlar con unos y otros mientras llegaba la hora del concierto.

En esta ocasión Miguel apostaba por un formato eléctrico, destacando la presencia de su ex compañero en Asfalto José Ramón (Guny) al bajo, Javier Bermejo a la guitarra acompañante habitual de Oñate tanto en formato acústico como eléctrico y la incorporación de Paco Morillas a la batería, que tomaban posesión del escenario para atacar los primeros compases de “No puedo esperar” mientras Miguel se habría paso entre el publico para unirse al resto de la banda. sonaba a continuación “Adivinos” tema que formaba parte de su segundo álbum en solitario Crisis y Castigo al igual que el anterior. sin apenas pausa llegaba el momento de “La Torre de papel” a la que seguía tras unas breves palabras de saludo a todos los presentes “El astuto“. 

Llegados a este momento de la noche sonaban una introducción musical que poco a poco se convertirá en unos  acordes totalmente reconocibles mientras Miguel bajaba del escenario cerveza en mano para brindar con los asistentes que se encontraban entre las primeras filas antes de subir de nuevo a interpretar ese himno que es “La paz es verde” al que siguieron otros dos grandes temas de su etapa en AsfaltoContra reloj” y “Más que una intención” esta última con un ritmo más pausado. Una estupenda versión de “Para la libertad” de Serrat que sonaba de lujo bajo la voz de Miguel. “Señorita depresión” servía para presentar a la banda. Una nueva versión en este caso el Show me the way de Peter Frampton convertido en el castellanizado “Guiándome”  provocando un momento divertido al volcar el atril donde Guny tenia colocadas las partituras afortunadamente por lo menos para ese tema no parecieron hacerle falta y quedo de nuevo restablecido en sus lugar, para el momento de interpretar el divertido “Esa camarera“. La emotiva “Crisis” que pese a tener ya más de una década a su espalda sigue totalmente de actualidad, ponía el punto más sosegado de la noche. Pero como no podía ser de otra manera una noche tan especial rodeado de amigos no podía menos que continuar con el ambiente festivo y que mejor tema que “El bar de Katy” que coreada por todos parecía poner el punto final, aunque aun nos quedaba la sorpresa final de la mano de “Nada, nadie, nunca” para pone el broche a la parte musical de la noche, que como buena reunión de amigos continuo compartiendo unas cervezas en animada charla.

Crónica y Fotografías José Pascual

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: