Crónica del concierto de LEIZE y MR. GOLIATH (27-11-2021 Sala Nazca, Madrid)

La veterana banda guipuzcoana LEIZE (39 años de carrera) se citaron en Madrid con alrededor de doscientos fans con motivo de la presentación de su último album, llamado como la propia banda. El concierto tuvo lugar en la Sala Nazca, local que cuenta con buen sonido, buena visibilidad y que es muy agradecido, es decir, que aunque no se llene, debido a su distribución, hace que su no muy extensa pista se llene de gente, tenga un excelente aspecto y se viva un gran ambiente de concierto.

Cinco minutos antes de la hora prevista hicieron su aparición en escena MR. GOLIATH, trío cuya música está claramente orientada al Blues, aunque con un sonido de guitarra más potente de lo que es característico de este género. Su escueto set podemos dividirlo en dos partes. Una más lenta con los temas “Rómpeme En Dos” “Feel Good” y “Vuelvo a Sentir” y después, tras “Mi Adicción”, el tema que más me gustó debido a su gran desarrollo instrumental, una parte más rockera con “Quiero Ser Rebelde” y “No Tengo Miedo”. MR. GOLIATH causaron una magnífica impresión, como lo demuestran los grandes aplausos que se llevaron al finalizar su set.

Bajo los acordes de “Un Paso Más”, el tema que abre su último disco, irrumpen sobre el escenario LEIZE, y lo primero que observo es que escucho la guitarra de Mikel con absoluta claridad, pero no así la rítmica de Felix, algo que continuaría con “La Rueda”. A la banda se la ve con ganas, con la ilusión de unos novatos pero con la experiencia y el dominio de escenario que dan casi cuatro décadas de Rock. En “La Rueda” parece ser que la cosa suena mejor y oyendo “Caminando” ya noto que el concierto se oye como tiene que ser. A partir de aquí la banda coge carrerilla, se olvidan de su último trabajo y dando un potente repaso a su trayectoria asistimos a la parte con más calidad de la noche.

Van cayendo “Acosándome”, “Mi Lugar”… y me resulta inevitable comparar lo que estoy viendo esta noche con aquel concierto en Canciller cuando grabaron el primer disco en directo, sobre todo porque Félix sigue cantando exactamente igual. No ha perdido un ápice de rabia y sentimiento expresándose. Pero lo que si ha cambiado para mejor es el grupo en el aspecto técnico, sobre todo con la aportación de Ibi (ex Barricada) a la batería. ¡Menuda pegada tiene! No hace falta tener un kit gigantesco para resultar espectacular y sonar de forma contundente. El público se ha contagiado ya totalmente de la energía de la banda y “Hundiéndome en la Noche” y “Dar el Salto” se las cantan de pe a pa. Hablando del público, me hizo mucha ilusión y fue una agradable sorpresa ver que los asistentes al concierto pertenecen a varias generaciones, incluso niños, algo que se vio fomentado por el precio (5 euros) al que la organización puso las entradas destinadas a los menores de 16 años. Espero que se convierta en costumbre ya que el relevo generacional en el Rock se antoja imprescindible.

Tras “Llévame Contigo” llegamos a uno de los puntos álgidos de la noche: Félix deja su guitarra, descuelga el micrófono y se baja a la pista para cantar “Sangre de Barrio” entre el público, pero a mitad del tema vuelve al escenario y son el guitarra solista Mikel y el bajista Toño los que al más puro estilo Angus Young (subidos a hombros de dos voluntarios) se mezclan con la audiencia interpretando la canción. Después de tanta adrenalina toca viajar al último disco y tocar “No Podrán” y “Ya lo ”, tras lo que hay que darse un respiro, y bajar revoluciones con “Otra Noche Más”. Pero no hay que enfriar el ambiente y LEIZE volvieron con un tema nuevo: “Alambre Fino”.
Se empieza a intuir que la actuación va llegando a su momento decisivo y el público desea oír los más famosos hits de LEIZE, pero antes de eso suenan “Sospechoso” y la última aportación de su creación más reciente: “Imparable”.

Y sí, ya… “Buscando, Mirando” hace que la Nazca se ponga patas arriba con el tema más famoso y popular de la banda, que me da la impresión de que suena a más velocidad que en el disco, en parte debido a la energía de Ibi tras los tambores. Seguidamente mi favorita: “Devorando las Calles” que fue la canción con la que se dieron a conocer allá por los años ochenta, y finalmente, tras interpretar “Muros”, se retiran del escenario. Para los bises nos tenían reservados primero “Dónde Está”, con toda la sala coreando ¿Dónde está la revolucióooooon? Y “Futuro Para Mí”, también de su superventas Buscando, mirando.

Y esto es lo que dio de sí la noche, que no es poco. gran concierto, y, sobre todo, una legendaria banda en un grandísimo estado de forma que, visto lo visto, no solo están cerca de cumplir los cuarenta, sino que les veo dando guerra y dando caña al menos una década más.

 

Crónica: FERNANDO SÁNCHEZ.

Fotografías: Por motivos ajenos a la web Reino De Sueños no disponemos de las fotos del concierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: