GRANITO ROCK 2020

GRANITO ROCK 2020  

 

La madrileña localidad de Collado Villalba abrió sus puertas el pasado 27 de diciembre a la veinteava edición del GRANITO ROCK en una soleada pero gélida mañana de domingo que no tardaría en calentarse gracias a tres actuaciones de altura que proporcionaron a los asistentes una fuerte y deseada dosis de Rock.

 

Sin duda este año 2020 el Festival se ha desarrollado de forma diferente debido a la pandemia, pero la ilusión, el esfuerzo y sobre todo el motivo principal que en esta ocasión ha impulsado el evento han podido con todo y la causa lo merecía, ya que la entrada se canjeaba por un mínimo de cinco kilos de alimentos no perecederos a favor de Cáritas y Cruz Roja como ayuda a las personas más desfavorecidos que están sufriendo las consecuencias de este azote. 

El concierto tuvo lugar contando con la colaboración del Ayuntamiento de la serrana localidad que además cedió una gigantesca carpa perfectamente acondicionada que contó con la presencia tanto de la Policía Local como de Protección Civil, que garantizaron en todo momento el estricto cumplimiento de las normas sanitarias actualmente vigentes.  

 

No podemos dejar de hacer una especial mención a la propia organización del espectáculo que lo ha sacado adelante en unas circunstancias adversas, demostrando esa solidaridad sin tacha que caracteriza al mundo de la MÚSICA ROCK con mayúsculas.  

 

Los primeros aplausos surgieron cuando Jesús Ruíz, uno de los organizadores, subió al escenario y agradeció la presencia de todos con palabras cargadas de ánimo para pasar a presentar a los primeros de la noche, saltando José Andrëa y Uróboros al enorme escenario con la ausencia de “Kiskilla” y Fernando Ponce pero cargados de potencia y vozarrón de Andrea que, tras agradecer a los presentes su asistencia, comenzó a descargar registros medievales empezando por la canción que da título a su último disco y pasando a modo de guiño por temas de MAGO DE OZ como el emocionante “El Cantar de la Luna Oscura” aderezada por el violín.

Con la calidez y calidad del acústico de Alberto Rionda e Isra Ramos seguimos disfrutando con una voz clara, firme y limpia por parte del segundo que no teme a ningún tono de voz y que está perfectamente marcado por los dedos mágicos de su compañero de éxitos tanto en AVALANCH como en ALQUIMIA, interpretando temas de ambas formaciones con una potencia inusual en un acústico carente de toda percusión pero redondo como el mejor de los eléctricos y deleitando con su simpatía a un público entregado en palmas y coros a interpretaciones magistrales de canciones como “Dama Oscura” o “Vulnerable”.

 

El cierre del concierto corrió a cargo de nuestro guitarrista entre guitarristas y así quedó claro en cuanto pisó las tablas Jorge Salán, que atronó el escenario acompañado al bajo por Luisma Hernández y a la batería por Pablo Romero desgranando temazos marca de la casa que no perdonaron trayectoria, ya que el genialmente habilidoso Salán hizo parada tanto en su último álbum como en sus clásicos infalibles como el pegadizo “Going Down” de Freddie King

Buen “rollo” en la despedida con la mayor parte de los participantes arriba para hacernos más inolvidable la mañana al tocar, a modo jam session, un literal del “Smoke On The Water” que puso todas las manos en alto como muestra de agradecimiento por la descarga de Rock y siempre con el telón de fondo de la solidaridad.

Crónica de MONTSERRAT CALVO
Fotografías de MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

 

 

   

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: