Crónica y fotos del concierto en acústico de SEXPLOSION (04-04-2021 Sala Rockville, Madrid)

El pasado domingo 04 de abril, de la mano de A Tope Producciones y con estricto cumplimiento de todas las medidas de aforo y seguridad vigentes, tuvimos la oportunidad de asistir al concierto ofrecido por la banda madrileña SEXPLOSION en un acústico que fue más allá de un desenchufado al uso, ya que se desmarcaron con un espectáculo que les convirtió en dignos sucesores de grupos estadounidenses como CINDERELLA, POISON, MÖTLEY CRÜE o los mismísimos TESLA, deslumbrando con perfiles de voz e instrumentales a la altura del ya mítico Five Man Acoustical Jam de estos últimos.

El cuarteto (Guillermo Starlees a la voz y a la guitarra, Juan Ramón Capilla a la batería, Fabs Tejeda al bajo y Dani Arcos a la guitarra), que cuenta con una auténtica y más que justificada vocación por el inglés a la hora de interpretar sus temas, inició su andadura musical allá por al año 2009, dándose a conocer con un primer álbum titulado Powerful As It’s Name, publicado en 2011 con nueve temas y posteriormente editando el segundo de nombre Swallow N’ Shut Up?? en 2014 con doce cortes, desarrollando en este directo que presenciamos un Set List compuesto por dieciséis temas entre los que se incluyeron algunas versiones de canciones con mentores de la talla de FOREIGNER o AEROSMITH junto con otras pertenecientes a sus mencionados trabajos con un Hard Rock glorioso que recuerda sin fisuras a la época dorada del glamour musical que recorrió California y principalmente la ciudad Los Ángeles en la década de los ochenta y de los primeros noventa.

La banda arrancó la noche con una puesta en escena muy acorde con la actuación y aparecieron sentados en taburetes con sus acústicas y el correspondiente bajo en la mano dispuestos a mostrar derroche de sleaze con estructuras sólidas junto a unas baquetas a cargo de Juan Ramón que marcaron una pauta de potencia durante toda la noche con rotundidad sonora madura y firme que ayudó a abrir “She’s Ready To Lick”, tema perteneciente a su primer disco de corte macarra, muy pegadiza, con un comienzo melódico a cargo de ambos guitarristas y un inicio vocal que imprimió desde el principio personalidad a cada canción, mostrando una voz versátil que exploró durante el concierto toda la gama de agudos posibles perfectamente empastada con los coros de Capilla y Fabs que la acompañaron prácticamente en todos los temas.

El sonido norteamericano de SEXPLOSION volvió a repetirse comenzando de nuevo a sonar la batería con pegada brutal para enlazar inmediatamente con la rapidez afilada de las dos seis cuerdas, que manejaron las muñecas a un ritmo más que frenético para dar paso a “Wild Addicted”, canción en la que apreciamos cierta fusión del Hard más representativo con algún coqueteo cercano a bandas como ZZ TOP y un ritmo tejano mantenido gracias a la aportación del bajo, que jugó perversamente con sus notas para acompañar en el desarrollo tanto a los riffs como a los ritmos que salían de las guitarras para dar buen gusto a un estribillo coreable pero no persistente que empezó a levantar las manos del público en clara complicidad y empatía con la banda y con la fiesta que tan sólo acababa de comenzar sobre el escenario.

Antes de comenzar con el tercer tema de la noche, Guillermo agradeció la presencia de todos los allí presentes dando paso a los primeros acordes del “Go Dowm To Get Higher”, tema de su segundo álbum con comienzo marcado por la percusión del batería y arranque rápido con voz aguda y profunda que daba prolongación a las sílabas de cada palabra estirando garganta y tirando de matices para encarar una canción más ralentizada en inicio, con bajo cavernoso y guitarras compactadas entre ellas que se turnaron los punteos. Canción cercana al medio tiempo aunque muy agilizada por las acústicas que realmente estuvieron imparables al igual que los coros del bajista, quien protagonizó interesantes cambios de ritmo ayudado por los efectos de la batería y permitiendo así jugar con los tiempos sin dejar que se perdiese esa sensación de compas ralentizado con solos amables que solucionaron la fiereza bien elaborada de las percusiones, llegando así a “Don’t Tell Me Who I Am” con vuelta a su álbum debut no sin antes recibir los aplausos del público que se entregó a este ritmo metalero muy caluroso en arpegios y una voz ahora limpia y nítida que volvió a poner de manifiesto la capacidad de la garganta de Guillermo, quien no dudó en regalar despliegue de voz en tono perfectamente compenetrado con sus compañeros que le siguieron de cerca para redondear una canción en armonía con su predecesora y en la que Dani Arcos se deshizo en punteos de los que dejan huella, marcando de nuevo ese viejo estilo potente y admirado que vertía en sus letras atrevimiento y provocación bien transmitida en sus notas.

Tras un nuevo arranque de aplausos, bromeo Fabs con la gente sobre si se acababa ya el concierto o seguían tocando, lo que despertó las risas entre un público al que ya tenían metido en el bolsillo y con el que siguieron generando empatía mientras ajustaban sus cuerdas que realmente sufrían un envite poderoso en cada canción como ocurrió con la siguiente “Love Is Infected”, puesta en marcha con el indudable sello de la casa de la batería al frente y rápidamente la aparición de ese sonido tentador que se marcaron las acústicas durante toda la tarde mientras la voz de Guillermo subía y bajaba a capricho en un Rock And Roll bien llevado con matices todo lo Hard que permitía el desenchufado gracias a los ahora trabajados punteos del cantante, que miró cómplice a su compañero de cuerdas para seguirse mutualmente mientras el charles imponía un ritmo delicioso con sabor a fusión sureña para volver casi al momento a retomar toques más cercanos al Heavy en un tema que cogió de nuevo empuje con ambas guitarras centradas en el ritmo y moviendo dedos por le mástil en continuos cambios armónicos que despertaron el entusiasmo del respetable mientras terminaba de puntear ahora Guillermo, quien continuó sin más preámbulos con una trilogía de versiones comenzando con FOREIGNER y su “I Want To Know What Love Is” interpretado con sobrado gusto, pasando por “The Idol” y acabando con “I Don’t Want To Miss A Thing” de AEROSMITH, afrontadas todas ellas con elegancia y respeto además de aportar personalidad a las mismas que nada tuvieron que envidiar a los originales y que adquirieron gusto en acústico, siendo despedidas con gran ovación y aplausos.

El cantante anunció un tema más movido y para ello miró al batería, comenzando así con la canción que pasaba el ecuador de la tarde y con la que volvieron al repertorio propio, “I Love The Way You Hate Me” con una voz privilegiada que mantuvo el cantante durante todo el directo en cuanto a la tonalidad se refiere, gestionando los cambios vocales a capricho según lo requerían las canciones y acompañando a las guitarras centradas en punteos elaborados de dedos veloces que recorrían el mástil como auténticos protagonistas de esta canción junto a unas baquetas potentes y un bajo de trato exquisito, imponiendo un ritmo vacilón que se apoyaba en la brillantez de la base rítmica que con la que encararon y finalizaron el tema Guillermo y Dani provocando de nuevo manos en alto y aplausos del público que disfrutó a continuación de una versión de TESLA y su “Little Suzie”, tema que bien podría pertenecer a la banda por todas las connotaciones musicales que denota en ellos y que afrontaron con focos tranquilos pero bien gestionados que iluminaban cara y espalda del escenario en una mezcla de blanco fijo de frente y sucesión de colores en el fondo según iba transcurriendo el concierto. 

Tras este guiño a los de Sacramento, el bajista comenzó a hablar del final del concierto, lo que levantó una negación general por parte del público con grito incluido diciendo en tono de broma que hasta las once de la noche había tiempo, continuando Fabs con la broma al responder que no tenían tanto repertorio y arrancando las risas del público mientras comenzaba a sonar “Justified Aggression” con el puño en alto del bajista utilizado por éste para dar energía, algo que también manifestó al mover su bajo tanto con el mástil en horizontal como en vertical en un claro derroche de adrenalina que demostró la garra de la banda sobre el escenario y la energía de Tejeda quien sin duda compactó todas las canciones en clara complicidad con el batería, sabiendo dejar su espacio a los guitarristas que redondeaban cada canción tan pronto recorriendo el mástil con destreza, tan pronto moviendo la muñeca de forma endiablada para dar empaque a las canciones, rozando casi la distorsión de lo eléctrico en esta canción de estribillo marcado que al final cogió más rapidez si ello era posible al acelerarse sin pudor y enlazando tras aplausos la última versión de la noche de la mano de “Beggars & Hangers On”.

Los aplausos casi abrieron el siguiente tema de vuelta a la producción propia con un inicio largo en el que los únicos protagonista fueron Starlees y su guitarra, enfrentándose en solitario de forma acariciadora al medio tiempo representado por “Dark Halo” y al que se lentamente se incorporó el batería con un charles que unió fuerzas invitando al resto a colaborar sin que se perdiese la cadencia protagonista de esta canción, cadencia que también se trasladó a “Afire”, la cual afrontó el reto con los coros potentes del bajista que imprimieron personalidad durante toda la actuación junto con notas prolongadas recorriendo el largo mástil y vuelta de tuerca al punto más macarra que ya presentó la banda desde el primer álbum al que pertenece esta canción pegadiza y directa tras la cual llegaron dos bises, sin dejar ni tiempo a que el grupo abandonase la escena, pues directamente cuando se levantaron de sus taburetes el público empezó a corear “otra, otra” y volvieron a ocuparlos para regalarnos “Just Fight” y “Bitch House”, con las que despidieron el show acompañados por lo que nos recordó a los acordes de un banjo aportados por Fabs en la última canción de un concierto donde la formación dejó bien clara su capacidad para convertir en buena música todo aquello que toca en el marco de un acústico en el que estuvieron realmente tocados por las Musas.

SET LIST
“She’s Ready To Lick”
“Wild Addicted”
“Go Down To Get Higher”
“Don’t Tell Me Who I Am”
“Love’s Infected”
“I Want To Know What Love Is”
“The Idol”
“I Don’t Want To Miss A Thing”
“I Love The Way You Hate Me”
“Little Suzie”
“Justified Aggression”
“Beggars & Hangers On”
“Dark Halo”
“Afire”
“Just Fight”
“Bitch House”

 

Crónica: MONTSERRAT CALVO 

Fotografías: MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

Montserrat Calvo

Montserrat Calvo REDACTORA Y RESPONSABLE DE NOTICIAS Licenciada en Geografía e Historia, concretamente Medievalista. Enamorada del siglo XIX y de Lord Byron. Empedernida lectora con vocación de escritora, apasionada del teatro, actriz ocasional, cinéfila de la V.O.S. e incansable viajera. En general disfruto de la vida aun teniendo que dedicar parte de ella al trabajo que me permite mantener caprichos ocultos y vicios conocidos, deleitándome sobre todo con mi auténtica pasión: el Heavy Metal que rompe corazones, cabezas y esquemas. Banda: Mötley Crüe Álbum: Theatre Of Pain (1985) Canción: Home Sweet Home (Mötley Crüe) Festival: Vendería mi alma al diablo por ir a un “Monsters Of Rock Cruise” FACEBOOK:https://www.facebook.com/montserrat.calvoarroyo INSTRAGRAM: @montserrat_rock69 montserratcalvo@reinodesuenos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: