Crónica y fotos del concierto de DAERIA y SYNCHRONICAL (14-04-2022 Sala Hysteria, Madrid)

La Sala Hysteria, en el madrileño barrio de Argüelles, acogió el pasado día 14 de abril la descarga de DAERIA y SYNCHRONICAL, dos bandas de Rock bastante contundente que no son nuevas en este mundo precisamente, sino que llevan varios años luchando sin descanso por hacerse un hueco entre las más populares del Rock de este país.

Con bastante retraso sobre el horario previsto según los carteles promocionales del concierto, salieron SYNCHRONICAL al escenario ante una audiencia de unas sesenta personas aproximadamente. Después de una breve Intro atacaron con “Time”, un auténtico cañonazo que sacudió las almas de los presentes creando un auténtico ambiente de Heavy Metal, así de simple, de sincero, con actitud y con una más que aceptable puesta en escena y dominio del escenario. La voz de Jesús Mateos, al más puro estilo HELLOWEEN o JUDAS, capitanea la banda que le sigue con un sonido contundente y compacto. Por cierto, hablando de sonido, destacar que no fue esto precisamente un aliado de los grupos en esta noche, sino todo lo contrario. Únicamente los fans que se sabían las canciones pudieron disfrutar de las letras ya que a nuestros oídos, lo que se producía encima del escenario llegaba al público con tal nivel de saturación que era imposible distinguir lo que nos cantaban ambos vocalistas.

SYNCHRONICAL seguía ahí arriba con fe y entusiasmo e iban cayendo interesantes temas como “No More Tears”, “Losing”, “False Smile” o “Torn Soul” de forma bastante amena y muy directa, sin altibajos, dando cancha a su tercer y último trabajo hasta el momento Forevermore. Pero hubo también tiempo para hacer versiones y la primera de ellas fue “Hallowed Be Thy Name” de IRON MAIDEN, en la que sacaron con notable alto. No es un tema fácil a nivel instrumental y es complicado a nivel vocal. Daba la impresión de que el grupo estaba cómodo con buena inercia e interpretaron “Second Chance” para llegar al momento de la descarga del tema que da título a su último disco y terminar con “Insomnia”, no sin antes despedirse con el “Ace Of Spades” de MOTÖRHEAD cumpliendo con buena nota.

Llegó el tiempo para el cambio y para observar como parte del público se fue, siendo la audiencia cuando DAERIA irrumpió en la escena de unas 40 personas dispuestas a disfrutar de la banda catalana. El quinteto esta vez se presentó como formación de cuarteto ya que uno de sus guitarristas, Víctor, no pudo comparecer debido al COVID. Mala suerte pero el otro guitarra, Eimel, estuvo suficientemente preparado para hacerse cargo de todo lo relativo al asunto de las seis cuerdas.

Por otra parte, el sonido no mejoró, algo que me molestó especialmente y mucho porque Ángel Ortiz es un vocalista ex-cep-cio-nal !!! Así, con todas las letras. Posee una alta técnica vocal y una tesitura con la que puede cantar lo que quiera, hasta flamenco.

No sé si fue porque les faltaba un miembro pero su puesta en escena me gustó menos que la de sus predecesores de esta noche, aunque son un grupo tremendamente versátil, con múltiples influencias que asimilan y plasman con gran acierto en sus actuaciones. Su Rock suena moderno pero sin perder ese punto de Hard Rock Clásico. Gracias a esa variedad pudimos por ejemplo disfrutar de la Dama de los “Siete Mares”, introduciéndonos en un mundo de fantasía. O de un “Hielo” con base Heavy y voz melódica. También nos metimos en un “Laberinto” lleno de vanguardia cantando al desamor (el aspecto compositivo de este tema es de 10). Paseamos bajo una muy clásica “Luz De Luna”, quizá la canción que más podemos identificar con el concepto de Hard Rock y también tuvimos un punto de comercialidad no exento de calidad con la “Reina De Corazones”. Me alegré mucho de que cuando el anterior vocalista Martí Döria (también gran cantante, por cierto) dejó el proyecto, la cosa no se viniera abajo y aunque se cambiase el nombre del grupo de DÖRIA por DAERIA, la historia siguiese adelante y los cambios que se han ido produciendo hayan servido para mejorar y enriquecer a la formación.

Otra cosa que me pareció curiosa es que tanto el cabecera de cartel como el grupo invitado estuviesen prácticamente el mismo tiempo sobre el escenario, quedándonos con la impresión al abandonar la sala de haber visto a dos buenas bandas de las que, por causas ajenas a ellas, no pudimos disfrutar con total plenitud. Seguro que para la próxima, más y mejor.

 

Crónica: FERNANDO SÁNCHEZ

Fotografías: MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: