Crónica, fotos y vídeos del concierto de HARD LOVE, LA FASE y GÜRU (05-02-2022 Sala Hysteria, Madrid)

Un tridente melódico de altos vuelos.

Los amantes de los sonidos melódicos teníamos una cita en la madrileña Sala Hysteria, con tres bandas muy apetecibles y por supuesto que no quisimos perdérnosla. GÜRU y LA FASE tienen una trayectoria consolidada y con músicos contrastados, mientras que HARD LOVE son los más incipientes, aunque no menos experimentados.

Esta gira estaba auspiciada por Area 51 Metal, una nueva agencia de booking, touring, management, prensa y promoción, que además incluye su propio sello discográfico y que entre las numerosas bandas con las que cuenta, estaban las tres que íbamos a ver esta noche.

Abrían el show los murcianos HARD LOVE, que están a punto de lanzar su segundo larga duración titulado Ilusión, y que hacía bastante tiempo que no veíamos en directo. Aunque no han hecho mucho ruido mediático, salvo en su zona de influencia, llevan funcionando desde el año 2013, con un primer disco llamado Pasión y apareciendo en algunos recopilatorios.

En este periodo de tiempo y tras algún cambio en la formación, hemos podido comprobar que han madurado y crecido como banda y que pueden darnos muchas alegrías en un futuro no muy lejano. Su actuación se basó casi íntegramente en su primer álbum Pasión, salvo una atractiva canción del próximo trabajo, como “Libre”, con reminiscencias de los añorados SANGRE AZUL y que ya nos avanzaron hace unos meses en forma de videoclip.

Desde su inicio con “Juicio final” captaron la atención de un público, que todo hay que decir, acudió desde primera hora y con intención de ver a todas las bandas, algo que se agradece para que los que inician el cartel se sientan también arropados por el calor de los asistentes. La banda que lidera el incansable y luchador Pedro García al bajo, contó con un muy buen cantante como es su tocayo Pedro Oliva, flanqueado por las guitarras de Juanjo Parrón y de Charly García y con un ocasional batería como Carlos, que completó la sección rítmica. Sólo echamos en falta al teclista, que le hubiera dado un poco más de empaque, aunque no tenemos nada que reprocharles por lo que pudimos oír.

Canciones como “Princesa de hielo”, la magnífica “Pasión de vivir” o “Ladrón de sueños” sonaron francamente bien y nos hicieron no perder detalle de su actuación, apreciando como el grupo se iba sintiendo más cómodo en el escenario a medida que pasaba el tiempo.

Algunas de sus mejores canciones como “Jamás te olvidaré” y “Mil besos” fueron un buen exponente de las composiciones de la banda, donde las melodías y los coros jugaban un gran papel, con canciones muy accesibles pero muy bien elaboradas y de las que apetecían seguir el ritmo.

Con la enérgica “Si tú no estás”, pusieron fin a su actuación, dejándonos con muy buen sabor de boca y con ganas de más, esperando volver a verlos cuando vengan a presentar su nuevo disco.

Set list:
Juicio final
Princesa de hielo
Pasión de vivir
Libre
Ladrón de sueños
Jamás te olvidaré
Mil besos
Si tú no estás

Desde Lasarte volvían a nuestro encuentro LA FASE, formación liderada por Javier García Uriarte, vistiendo con gorra y gafas de sol, que repetían visita a la capital tras aquel cartel tan interesante, que completaron con los canarios HACKERS y los murcianos 91 SUITE, en la Sala Shoko el pasado noviembre de 2019.

Tras la edición de su alabado y homónimo primer trabajo en 1995 y su separación posterior, la banda vive una segunda juventud desde su vuelta discográfica en 2017 con Énfasis, la reedición de su debut en 2018 bautizada como 95.18, jugando con los años de edición, y más recientemente en 2020 con Reset y en 2021 con Énfasis 2.0, sin dejar atrás tampoco su versión en el idioma de Shakespeare como “Everlevel”.

Ya en el arranque de su concierto con “Música eres” y con esa intro tan característica, supieron meterse al público en el bolsillo y de qué manera! Javier y el teclista Jesús Herrera, que inicialmente fue el guitarra rítmica de la banda, únicos miembros originales de la banda, llevaron el peso de la actuación. Estuvieron muy bien apoyados por el bajista Gonzalo S.M., que ya lleva unos años en la banda y el recién llegado entre comillas Alberto B.R., ya que compartió entre 1988 y 1989 el puesto de batería en WEEKEND con Javier y Jesús y que usó un kit de batería de muy pequeñas dimensiones.

Su concierto se estructuró en tres partes, pues los temas que siguieron, como la sugestiva “Fuego en tu mirar”, la pausada “Pierdo el control” y la maravillosa “Cuando no estés”, cerraron el repaso a su último álbum Reset, dejando muy claro que LA FASE son una de las mejores bandas de AOR que tenemos en nuestro país. Manejan como nadie esos sonidos de los ochenta, donde fusionan el rock, la música de las bandas sonoras, el pop, incluso la música disco.

Con “Énfasis” abrían la espita del disco homónimo, que como dijimos anteriormente sufrió un baño de cara en su versión 2.0 y que fue recibido de una manera muy entusiasta. Ver la cara de satisfacción y de euforia con todos los seguidores cantando los estribillos, debió de ser muy reconfortante para la propia banda. Aunque los guipuzcoanos sean una banda desconocida por el gran público, cuentan con un buen puñado de fieles seguidores, entre los que me cuento, y están muy bien valorados fuera de nuestras fronteras, especialmente en el país del sol naciente. Siguieron con su segundo trabajo, dando preponderancia a los sonidos del teclado, las melodías y los coros, en canciones como “Complicidad”, “Traición” o “Soñé”.

Para la tercera y última parte, nos tenían reservado los temas de su ópera prima, con un sonido más actualizado y acorde a lo que representa LA FASE hoy en día, pero donde el peso de las letras sigue con plena vigencia. Desde “Rozar la piel”, pasando por “Aire”, que nos recordaba a nuestro querido Rafa Martín, hasta la balada “Saldré por ti” o “Llorando estás”, la clase y elegancia de la formación quedaba de manifiesto. El broche de su concierto lo iban a poner con el inmenso “Siento soledad”, que abría su primer disco y que fue una inmejorable manera de terminar un atractivo concierto, que hizo las delicias de los asistentes.
Lo que está claro y como decía el eslogan de la camiseta de Jesús, es que “El AOR no ha muerto”, mientras existan bandas como LA FASE.

Set list:
Música eres
Fuego en tu mirar
Pierdo el control
Cuando no estés
Énfasis
Complicidad
Traición
Soñé
Rozar tu piel
Aire
Saldré a por ti
Llorando estás
Siento soledad

El final de fiesta iba a correr a cargo de los catalanes GÜRU (con diéresis en la primera u para diferenciarse de una marca de ropa), la banda que comanda el “guitar hero” David Palau, del que sobran las presentaciones a estas alturas, pero que podemos decir que es uno de los grandes guitarristas de nuestro país y a nivel internacional, junto al vocalista Dagarod. Y la verdad es que no nos cansamos de verlos en directo, de hecho hacía cuatro meses que nos reencontrábamos con ellos en la sala Revirock.

Si de algo puede presumir David, es de tener una verdadera banda y no de un grupo de músicos de sesión al servicio de los ejercicios onanistas de un guitarra en solitario. Daniel García “Dagarod”, al que conocemos desde sus tiempos en la desaparecida banda IS PAIN, es un frontman de los pies a la cabeza, con una voz prodigiosa, que no para de moverse y que se vacía en cada actuación. La base rítmica con otro super clase como es Diego Teruel, al que también se le puede ver con su banda LOS POLLOS y el prolífico batería Xavi Reija, un prestigioso batería de jazz rock que ha tocado con muchos artistas y que reemplazaba al habitual Joan Barbé, no se quedaban a la zaga.

GÜRU tienen ya un buen ramillete de grandes éxitos y titulan cada uno de sus discos con el nombre de un color. Desde su homónimo en 2010, que también se conoce por “el negro”, vinieron White en 2013 y Red en 2016. La pandemia les impidió realizar la gira del décimo aniversario de su primer trabajo, que les llevó a editar un grandes éxitos con canciones de sus tres álbumes, pero con el sonido actual e incluyendo cuatro cortes nuevos.

El ritmo del concierto fue muy intenso desde el comienzo, con la maravillosa, compleja y vitalista “Open Road”, que desprende un feeling y un buen rollo que tira para atrás, pasando por la rítmica “In My Life” o la rotunda “Addictive Love”. Apenas hubo un par de canciones en castellano, una de ellas fue “No puede ser”, que encajó como un guante dentro del set y que fue muy coreada por ese estribillo y esos coros tan adictivos.

Momento de tranquilidad con “Days of Youth”, la maravillosa balada que vino a continuación, pasando después a esa intrincada introducción de una de las mejores canciones y una de mis favoritas de todo el repertorio, como es la inmensa “Red”, que debería ponerse en muchas escuelas de música para enseñar cómo se construye un verdadero himno. Algo parecido podríamos decir de “It Can’t Be Young”, que tiene calidad a raudales.

Siguieron con la preciosa “Quédate”, que por su estructura de semi balada podría encajar perfectamente en el repertorio de Alejandro Sanz, músico al que acompaña habitualmente David y con el que saldrá próximamente de gira.

Lo que venía a continuación no era moco de pavo, con la cautivadora “Straight to Your Heart”, “It’s is All Different Now”, que cuenta con esos arreglos jazzísticos, o la emotiva y excelente “Into a Black Night”. Cuanta belleza y armonías dentro de una composición y que manera de transmitirla, realmente tremenda!
Una pena que por solidaridad con el resto de bandas, tuvieran que acortar el repertorio y se quedara una de nuestras canciones preferidas como “Sometimes” fuera.

Para dejar a todo el mundo on fire y muy arriba, pusieron la sala patas arriba con dos clasicazos de músicos americanos, que ejecutaron de forma sobresaliente. El primero fue “Panama”, uno de los más potentes que compuso VAN HALEN y el otro que sirvió de broche de oro fue “Purple Rain” del inclasificable Prince, tema por el que David tiene auténtica devoción y que sirvió para dar rienda suelta a todo su virtuosismo, en una auténtica master class sobre el dominio del mástil y de la técnica del tapping, para los privilegiados que allí estábamos contemplando dicha exhibición.

En resumen, una noche inolvidable con tres grandes bandas que nos hacen sentir que el rock melódico está muy vivo en España y que si les mostramos un poco de apoyo, nos pueden seguir dando muchas alegrías. Además de comprar sus discos o escucharles en algunas plataformas, es importante que nos suscribamos a sus distintos canales para que los algoritmos de estas redes sepan lo que nos gusta y no nos llegue la basura mediática que nos quieren introducir con cucharón. Y no queremos cerrar esta crónica, sin desear a toda la gente de Area 51 Metal toda la suerte del mundo y felicitarlos por este magnífico cartel y los que vengan, que desde aquí daremos buena cobertura de ellos.

Set list:
Open Road
In My Life
Addictive Love
No puede ser
Days of Youth
Red
It Can’t Be Wrong
Quédate
Straight to Your Heart
It is All Different Now
Into a Black Night
Panamá
Purple Rain

 

Crónica: JOSÉ LUIS MARTÍN

Fotografías y videos: MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: