Crónica, fotos y vídeos del concierto de BARÓN ROJO (28-12-2021 Wizink Center, Madrid)

El mejor vuelo posible.
Estaba claro que la mejor forma de disfrutar de este concierto era liberándose de prejuicios y eso es lo que hicimos para salir del recinto con buena sensaciones. Seguimos a la mítica formación desde sus inicios y teníamos claro que no íbamos a ver a Barón Rojo como en sus años de esplendor en los ochenta, ni íbamos a escuchar la voz del indispensable Sherpa, ni la pegada de Hermes, y que además la voz de Carlos arrastraba carencias desde hacía tiempo. Una vez asumido todo esto, nos dejamos llevar y al final el balance fue positivo.

El hecho de que se pudiera celebrar el concierto ya fue todo un logro, después de la crisis sanitaria que azota a todo el país y que a nivel internacional sigue en unos niveles más que preocupantes. Tenemos que recordar que la rueda de prensa de presentación del concierto fue en mayo de 2019 y la primera fecha antes del aplazamiento, el 30 de Diciembre de 2020. A pesar del magnífico aspecto que presentaba el Wizink Center con toda la pista y la grada frontal casi llena, aunque sin apreturas, el miedo a los efectos de la nueva variante de la Covid, como es ómicron, impidió a muchos fanes acercarse al concierto, incluso nos consta que una gran cantidad de ellos se quedaron en casa con su entrada comprada.
Centrándonos ya en lo relativo al evento, lo primero que nos llamó la atención fue la enorme pantalla que ocupaba una gran parte del escenario, así como un espectacular juego de luces, que junto al equipo de sonido destacaron y lucieron durante todo el show. A ambos lados de la pantalla se colocaron unas telas con diferentes portadas de su discografía. Probablemente y salvo en algún gran festival, Barón Rojo en solitario nunca haya llevado una superproducción de esta envergadura. Unos grandes telones negros tapaban los laterales y el fondo superior del Palacio de los deportes.

A las 20:45 horas y con puntualidad británica, se proyectaban las imágenes de Manfred Von Richthofen “El barón rojo”, piloto de la primera guerra mundial que daba nombre a la banda más grande que ha tenido el heavy metal en España. Tras las palabras “40 años en la carretera” y después de la pirotecnia, que se mostró en varias partes del concierto, la instrumental “El barón vuela sobre Inglaterra”, que cerraba su aclamado ‘Volumen brutal”, era la elegida para iniciar este viaje.
“El pedal”, de aquel Tierra De Nadie y poco conocida por el gran público, era la primera canción interpretada por Carlos de Castro, que llevó el gran peso de las voces, aunque muy bien apoyado por su hermano Armando en los coros o en algunas partes en solitario.

Tras el himno que dio nombre a la banda “Barón Rojo” y con el sonido bien ecualizado ya, vinieron “El enemigo a batir”, del disco Desafio, muy querido por el propio Carlos, “El presidente”, con imágenes de políticos nacionales e internacionales y “Rockero indomable” de su álbum Metalmorfosis. Tanto Rafa Díaz, que lucía un impecable kit de batería con su doble bombo tuneado y que se ha convertido en el batería más longevo en la banda, como su última incorporación, el bajista y ex miembro de los ochenteros Esfinge José Luis Morán, pusieron toda su energía y su saber hacer, para dar la réplica a los hermanos, con una eficaz y contundente base rítmica.

“Casi me mato” nos trajo a la primera y única invitada nacional, Aurora Beltrán de Tahúres Zurdos, tras caerse por el covid, Miguel Oñate (ex Asfalto) y José Luis Jiménez (Topo), así como con la germana Doro Pesch. Aurora mostró garra y entrega y le disculpamos el lapsus que tuvo con la letra y que supo solventarlo con profesionalidad y emplazando al púbico a cantarla. Tras la potente “Tierra de vándalos”, con un José Luis que no paró de recorrer el escenario, llegó “Caso perdido” con Armando botando en los acordes iniciales y encargándose de la parte vocal, y siguieron después con “Te espero en el infierno”.
La reivindicativa “Son como hormigas”, incorporó al primer invitado internacional, el entrañable saxofonista Mel Collins, que participó en la grabación original, y cuyo instrumento fue una auténtica delicia, escuchándose con total nitidez y con un solo para el recuerdo. Se quedó también para “Hermano del rock and roll” con el público entregado y cantando los coros. Curioso resultó escuchar algunas estrofas en inglés.

“Breakthoven” fue uno de los momentos álgidos de la noche y una de las canciones más celebradas, con el público respondiendo a la llamada de Armando desde las tablas. Con “Buenos Aires”, otra de sus grandes instrumentales, pudieron reposar las cuerdas vocales de Carlos y Armando, mientras en las pantallas aparecían imágenes de su paso por la capital argentina y de sus enfervorecidos seguidores, que tanto aprecian y quieren a la banda.
Un tema infravalorado como “Dame la oportunidad” sirvió como muestra de la calidad de Armando con un elegante solo, para encaminarse a todo un himno como “Larga vida al rock and roll”, que siempre pone al público a sus pies.
El ambiente estaba ya muy caldeado y la salida del noruego Jorn Lande lo elevó una cota más, con “Las flores del mal”, que en este caso fue “Flowers of Evil”. Su entrega y participación fue encomiable y además enriqueció una canción que en inglés resultó muy atractiva.

“Seguimos vivos” fue el tema elegido de su disco ‘Obstinato’, su último trabajo con la formación clásica y que podrían habérsela dedicado a todos sus “haters”, aunque yo hubiera preferido “Herencia Letal” o “Paraíso terrenal” mucho antes.
Dos canciones que no faltan nunca en su repertorio como “Incomunicación” y “Concierto para ellos”, ésta acompañada por las imágenes y vídeos de muchos de los caídos que citan y homenajean en su letra, fueron muy bien recibidas y vitoreadas.
Otro de los momentos esperados era la aparición del vocalista británico Graham Bonnet, del que nos hicimos adictos desde su paso por Alcatrazz, Rainbow, y luego continuando por MSG e Impellitteri. Aunque lo dio todo y se le vio integrado, tuvo que hacer uso de la chuleta, de la tiraba de reojo para introducirse en “Satánico plan (Volumen brutal)”, en su versión en inglés como “Someones’s Lovin’ You”.

La instrumental “Canon-Cañon”, incluido en el ‘20 +’ y que es un arreglo de Armando sobre el clásico de Johannes Pachelbel, fue la antesala de la traca final, donde se encontraban las joyas de la corona que provocarían la euforia de todos los seguidores.
El tema que dedicaron a la compañía discográfica CBS “Con botas sucias” desencadenó la traca final, con la presencia del bajista Ángel Arias, que ha estado en diferentes periodos en la formación y disponible siempre que se le ha necesitado por alguna urgencia y que interactuó con los hermanos de Castro mostrando su complicidad. Turno después para “Resistiré”, su clásico por antonomasia y que no necesitaba presentación alguna, puesto que desde los primeros compases ya sabemos que la tormenta sonora estaba en ciernes y estábamos todos deseando cantarla.
Las dos baladas más grandes que Barón Rojo compuso y que les dieron grandes satisfacciones, no iban a quedar fuera. Primero fue el turno para la extraordinaria “Siempre estás allí” y luego para la bíblica “Hijos de Caín”, intercalando entre medias la oda a la guitarra eléctrica “Cuerdas de acero” que compuso Armando para mostrar su amor por este instrumento y que contó con una intro un tanto funky por parte de José Luis.

La fiesta final llegó con “Los rockeros van al infierno” o “Rockers Go to Hell”, todo un pelotazo desde el primer día que salió y que se escuchaba en todas partes, como ocurre ahora con otras músicas de dudoso gusto, incorporándose Jorn, Graham y Aurora y cantando una estrofa cada uno, convirtiendo “Mi rollo es el rock” en “My heart is full of rock”. Entrelazaron con “Long Live Rock & Roll”, “All Night Long” y “La reina ácida”, única canción del Tommy Barón, con las voces de Jorn, Graham y Aurora respectivamente, y la participación de Ángel y Mel, para terminar retomando de nuevo “Los rockeros van al infierno”, en una versión extra larga y después de que Armando agradeciera uno a uno la participación de todos los invitados, tras dos horas y cuarenta y cinco minutos de actuación.

Como dijimos en la presentación, el resultado final fue bastante digno, a pesar de haber sido en una fecha como el 28 de diciembre, no muy propensa para los supersticiosos. Podemos resaltar como aspectos positivos la producción del evento, con un gran sonido, un amplio escenario, una pantalla con muchas imágenes y vídeos alusivos a cada tema, un gran despliegue de luces y el uso de la pirotecnia, que creaba un mayor espectáculo. También el hecho de conseguir que los músicos internacionales vinieran con la que estaba cayendo, fue muy meritorio por parte de los organizadores, a pesar de los que se cayeron, y el poder escuchar algunos clásicos en su versión en inglés como algo diferente y curioso. En un repertorio en el que no escatimaron en cuanto a duración y temas míticos, apenas faltaron clásicos, aunque siempre cada uno tiene sus preferidos. Tocar de forma íntegra ‘Volumen brutal’, piedra angular del heavy metal español, fue un detalle muy gratificante.

Los duelos de guitarra fueron memorables y sólo por ver a uno de nuestros mejores guitarras en escena como Armando de Castro, al que desde aquí felicitamos por su reciente paternidad, ya valdría el precio de la entrada. En el debe tenemos que incluir la escasa presencia de ex componentes de la banda, habiendo pasado por la misma más de media docena de músicos y lo que sufrió la voz de Carlos en los pasajes finales. ¿Hasta dónde hubiera llegado Barón Rojo con un vocalista a la altura de estas composiciones? Nunca lo sabremos, pero lo cierto es que el legado y el poso que dejan es de tal magnitud, que el paso del tiempo les hará justicia y les pondrá en su lugar como ocurre con las grandes obras y los grandes artistas. A partir de ahora, cerrarán los conciertos pendientes y la gira de despedida en el continente americano, para llegar hasta el vuelo definitivo que no sabremos donde será. Por nuestra parte, os damos las gracias por tan buenos momentos y hasta siempre Barón!!!

Set list:
El barón vuela sobre Inglaterra
El pedal
Barón Rojo
El enemigo a batir
El presidente
Rockero indomable
Casi me mato
Tierra de vándalos
Caso perdido
Te espero en el infierno
Son como hormigas/Termites
Hermano del rock & roll
Breakthoven
Buenos Aires
Dame la oportunidad/Give Me the Chance
Larga vida al rock and roll
Las flores del mal/Flowers of Evil
Seguimos vivos
Incomunicación
Concierto para ellos
Satánico plan/Volúmen brutal/Someones’s Lovin’ You
Canon cañón
Con botas sucias
Resistiré
Siempre estás allí
Cuerdas de acero
Hijos de Caín
Los rockeros van al infierno/Rockers Go to Hell
Medley: Long Live Rock & Roll/All Night Long/The Acid Queen

 

Crónica: JOSÉ LUIS MARTÍN

Fotografías: JOSÉ PASCUAL y MIGUEL ÁNGEL PRÍNCIPE

Vídeos: JOSÉ LUIS MARTÍN, JOSÉ PASCUAL y MIGEL ÁNGEL PRÍNCIPE

 

 

2 comentarios en «Crónica, fotos y vídeos del concierto de BARÓN ROJO (28-12-2021 Wizink Center, Madrid)»

  • el 04/01/2022 a las 13:52
    Enlace permanente

    Se dice: “El pedal”, de aquel ‘Tierra de vándalos’ y poco conocida por el gran público…” Imagino se quiere decir: de aquel “Tierra de nadie” 😉

    Respuesta
    • el 04/01/2022 a las 13:52
      Enlace permanente

      Efectivamente Indalian. El disco como bien dices es Tierra De Nadie. Ya hemos modificado la errata y como siempre, gracias por seguirnos y por leer nuestras publicaciones. Un saludo.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: