AC/DC + Los Perros del Boogie. Estadio de La Cartuja; Sevilla (Black Ice Tour) 26/6/2010

AC/DC + Los Perros del Boogie. Estadio de La Cartuja; Sevilla (Black Ice Tour)

 

 

La edad no perdona”. Eso es en lo que pienso al cabo de una hora al término del concierto y escuchar la opinión de todos y cada uno de las amistades con las que me cruzo. La edad no perdona, pero no lo digo en éste caso por AC/DC (que también) sino por mí. Creo sinceramente que puedo estar equivocado, que ya los años de conciertos acumulados me hayan convertido en un “sieso” (como decimos por aquí) exigente y esa cruzada casi obsesiva que siempre mantuve con la relación calidad-precio de lo que es al fin y al cabo un trueque en este caso de música+espectáculo por dinero, difícilmente salen ganando los fans (que es como debería ser siempre por que son los que dan la gloria a quién la tiene).

Me esperaba bastante más de un grupo como AC/DC. No me decepcionaron ellos en actitud pero sí en aptitud, ya que tampoco para ellos pasan los años en balde evidentemente. Cualquier persona que se dedique a una profesión en la cual las cualidades físicas sean indispensables para un buen resultado debe tener presente que al disminuir esas cualidades también merman sus propuestas y por lo tanto, sus emolumentos deben también reducirse. De este modo no se puede aceptar un precio desorbitado de entradas que no va en consonancia con lo que dio a cambio AC/DC. Sé que seré de un reducidísimo grupo que no quedó satisfecho del concierto, aunque quiero decir que disfruté mucho en momentos concretos, pero si hay algo que tengo claro y soy totalmente consciente de ello, es exigir lo que por simple coherencia debo recibir, sean vacas sagradas o no los implicados.

De la organización mejor no hablar por que seguramente no publicarían mi crónica. Sólo diré que los accesos no podían estar peor señalizados y que la información brillaba por su ausencia. Las vallas colocadas a capricho y quitamiedos de trozos de carreteras de los aledaños, en un futuro pueden jugar una mala pasada en alguna estampida descontrolada. Ojalá nunca suceda. En cuanto al espectáculo en sí, nos colaron a unos teloneros que sinceramente, no merecen tal honor, más que miles de bandas de heavy y rock estatales que llevan luchando en los locales de ensayo desde tiempos inmemoriales y que tienen en AC/DC un espejo al que mirarse y admiran, que son un ejemplo a seguir, y que seguro, se les eriza la piel oyendo cualquier clásico. Ante tal “oferta” musical opté por empaparme del ambiente previo en los alrededores y aprovechando también para saludar a amigos que hacía tiempo no veía.

En lo concerniente al show de AC/DC es de justicia decir que estuvieron bien, correctos, que la actitud les acompañó y que el set-list fue el repaso que todos esperaban en mayor porcentaje. Aparecieron pasadas las diez de la noche para que el espectacular juego de luces se “luciera” en todo su esplendor, abriendo con “Rock N Roll Train” y cayendo el primer clasicazo al poco de empezar con “Back In Black” y casi seguido “Dirty Deeds Done Dirt Cheap”, consiguiendo de esta manera que el público se rindiera al comienzo del show. Las paradas entre tema y tema me chocaron desde el principio y fue para mí lo que provocó que el concierto nunca terminara de despegar y tuviera momentos mágicos nacidos de la efusividad general sólo en momentos puntuales con “Thundestruck” y “Hell¨s Bells” o ya al final encadenando “You Shook Me All Night Long”, “T.N.T”, “Whole Lotta Rosie” y “Let There Be Rock”. Es de agradecer que del último disco hubiera buena representación con 3-4 temas, algo que evidentemente provoca el sacrificio de otros temas que bien pudieran entrar en su listado y que no vamos a detallar ahora. Un detalle que no se le debió escapar a la mayoría es el mal estado de la voz de Brian Johnson aparte de que no se le oyera del todo bien ya que el sonido de uno de los platos de Phil Rudd le tapara la voz cada vez que sonaba.

Muchos me dirán que lo de Malcom y Cliff Williams ha sido siempre así; dos estatuas de carne y hueso (más hueso que carne, jejeje…) flanqueando la batería y no digo que no a lo que es verdad, pero también es verdad que tanto escenario para dos queda excesivamente vacío y le resta muchísimo visualmente en acompañamiento, y en sensación de ser una banda con todo el significado de la palabra.

Pienso con total rotundidad que AC/DC se equivocaron en la confección del set-list, (en el orden mejor dicho) dejando demasiados clásicos para el final que curiosamente (en eso sí coincidieron muchos más conmigo) llegó muy pronto. El típico sólo de guitarra fue largo y prescindible y la pasarela central muy poco aprovechada, por no decir del pasillo con suelo de metacrilato con cámara debajo donde Angus practicó su famoso “Paso de pato”. El final llegó pronto para muchos por que estaban disfrutando como posesos y para otros por que “descontaron al tiempo reglamentario” el sólo de guitarra, el alargue de algún que otro tema y las paradas entre los temas. Para colmo el bis fue corto, que si bien fue intenso ya que guardaron para el final “Highway To Hell” y “For Those About To Rock” (We Salute You), podían haber metido otro tema más, menos significativo en medio y ampliar así la propina. Muy acertadas las imágenes del público femenino en las pantallas, los impresionantes cañones de confetti y los cañones “de verdad” con las salvas al cielo de Sevilla con el “We Salute You Sevilla” en los labios de Brian Johson. En resumidas cuentas, fue una actuación que dejó a casi todo el mundo satisfecho exceptuando algún que otro bicho raro como yo, pero como en la mayoría de los casos sucede, lo mío es otra opinión como tantas y no tiene por qué perdurar ( tampoco lo deseo ) y además, son lo suficientemente grandes como para sacarles defectos ahora y menos, un “mindundi” como yo.

 

 

 

Jesús Manuel G. Barba

Jesus

Nacido en 1970. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla en la especialidad de Restauración y Conservación. En 1997 tuve mi programa de radio junto a mi amigo Antonio Crespo en Radio Guadaira al que bautizamos como "Puro Rock". Estuvimos unos 4 meses en antena hasta que llegó el verano. Unos años antes había sido colaborador en Radio Guadalquivir en el programa Unidos por el Rock. Soy fotógrafo autodidacta desde los 16 años. En el año 2003 comienzo a trabajar como fotógrafo para las revistas Heavy Rock y Kerrang (edición española) y muy poco después ya como colaborador cumpliendo también con las funciones de redactor y crítico musical. Desde 2010 soy corresponsal en Andalucía. He realizado varias exposiciones de fotografía, dibujo y pintura tanto individual como colectivamente. Todas estas actividades las compagino con mi trabajo de montador de exposiciones y eventos desde el año 2005.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: